tiemblo


También se encuentra en: Sinónimos.

tiemblo

s. m. BOTÁNICA Álamo temblón, el de corteza lisa y blanquecina.
Ejemplos ?
¡amarme tú!... Yo tiemblo... Alma divina, ¿Tú amar a este infeliz, que solo puede ofrecerte su llanto y la tibieza de un desecado corazón?
Y yo tiemblo por Dios en Vizcaya –como temblaría por una España sin Dios, que tal fuera una España comunista-, el día en que unos barcos rusos depositaran en las calas rocosas del Cantábrico unos millares de esos hombres rubios sin Dios que alteraran el equilibrio en que se mantienen hoy las fuerzas aliadas.
LAMARTINE Amor, devora el alma de tu esclavo, devórala en un día; o deja que mi pecho candoroso en torrentes se exhale de armonía. Ya no tiemblo, no tiemblo...
Hay quien añadía si el de la Gobernación ha de mudarse; pero te aseguro que lo tiemblo, porque si cada ministro ha de traer consigo, como ha sucedido hasta ahora, un nombre nuevo y un nuevo reglamento para ese dichoso ramo tan desgobernado, no ganamos para memoria y para membretes impresos.
VALLE BAJO ALBERCHE: Barraco (El), Burgohondo, Cebreros, Herradón de Pinares, Hoyo de Pinares (El), Navalmoral, Navalperal de Pinares, Navaluenga, Navas del Marqués (Las), Peguerinos, San Bartolomé de Pinares, San Juan de la Nava, Santa Cruz de Pinares, Tiemblo (El).
Me convenzo de que soy un ser extraordinario. Fiero es el león, fiero el elefante y estoy cerca de ellos y no tiemblo. ¡Qué lucha tan terrible se trabará entre esas feroces bestias!
Porque pasaron los tiempos gloriosos. Porque tiemblo ante las miradas de hoy. Porque contemplo el ideal inmenso y las fuerzas exhaustas.
tanto se ortiga al buey manso... Dios nos libre: sólo deseo la paz, y que vivamos como hermanos, amigos, conciudadanos, parientes, y... tiemblo...
Frente a frente él y yo, veríamos... Pero aquí, sin más amparo que ustedes, don Juan y don Felipe, sin gran confianza en los indios y en el baqueano, tiemblo.
tiemblo... Quevedo: He oído decir que en España se trataba de hacer una nueva constitución, y que para ese fin se juntaban las Cortes y pensaban en presentar al Rey, cuando volviese, este plan de reforma.
«Levántate, Cairvar -Óscar le grita-; Cual hórrida tormenta Eres tú de temer, mas yo no tiemblo: Desprecio tu arrogancia y osadía; La lanza apresta y el escudo embraza, Álzate pues, que Óscar te desafía.» Cual en noche serena Súbito amenazante, inmensa nube La turbulenta mar de espanto llena, Se levanta Cairvar, alto cual roca De endurecido hielo.
POEMA DEL TIEMPO DETENIDO BAJO LA LLUVIA DESPUÉS DE QUE LOS HIJOS DE LA GRAN PUTA MATRIARCA NOS LLEVARON AL SUICIDIO. Ahora tiemblo aquí...