testa


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con testa: tesla

testa

(Del ital. testa, cabeza < lat. testa , pedazo de cacharro.)
1. s. f. Cabeza de la persona o de los animales.
2. coloquial Entendimiento o sensatez.
3. Cara o parte anterior de algunas cosas. frente
4. testa coronada Monarca o soberano de un estado.

testa

 
f. Cabeza (parte del cuerpo).
Parte anterior de algunas cosas materiales.
fig.Entendimiento, capacidad y prudencia.
testa coronada Monarca.
bot. Envoltura o tegumento exterior de algunas semillas.
Sinónimos

testa

sustantivo femenino
cabeza*, tarro (col.), chola (col.), casco.
Traducciones

testa

testa

testa

testa

testa

testa

testa

种皮

testa

種皮

testa

TESTA

testa

Testa

testa

SF
1. (= cabeza) → head
testa coronadacrowned head
2. (= inteligencia) → brains pl; (= sentido común) → gumption
Ejemplos ?
Y no era basilisco ni dragón espantable ni viperina testa de Medusa, sino un ciudadano que a primera vista se confundiría con otro cualquiera; un vulgar burgués, que subía la escalera del entrepuente y avanzaba con timidez, a paso receloso y zopo.
eres, después que de la tierra inculta de la madre Cibeles volvió presta al valle en que el volcán Etna sepulta al fulminado Encélado la testa, y no pudo encontrar la hija que oculta dejara en parte a nadie manifiesta; habiéndose dañado rostro y pelo, al fin dos pinos arrancó del suelo; y los prendió en el fuego de Vulcano haciéndolos arder eternamente.
Si alguno de la testa lo despoja, desmonta y a ella a tientas se dirige; y, luego que del pelo la recoja, la suelda aunque no sé con que la fije.
Sumiéronse los tiburones en busca del negro, y todas las miradas quedaron fijas en un remolino que no tuvo tiempo a borrarse, porque casi incontinenti una mancha de espumas rojas coloreó el mar, y en medio de los hurras de la marinería y el vigoroso aplaudir de las manos coloradotas y plebeyas de los mercaderes, salió a flote la testa chata y lanuda del marinero que nadaba ayudándose de un solo brazo, mientras con el otro sostenía entre aguas un tiburón apresado por la garganta, donde traía hundido el cuchillo...
Un gato negro en la orilla del cenador de bambú, telegrafía una cu a Orión que le signa un guiño, y al fin estrangula un niño improntu hereje en miaú! La luna de plafón chino prestidigita en su riesgo, la testa truncada al sesgo de algún Cuasimodo chino...
Por el abierto campo las manadas tranquilas alargan los lamentos de las tardas esquilas, mientras un venerable camero de agria testa, salta por sobre aquella borrega o por sobre ésta.
19 Llamarán los pueblos al monte: Allí sacrificarán sacrificios de justicia: Por lo cual chuparán la abundancia de los mares, Y los tesoros escondidos de la arena. 20 Y a Gad dijo: Bendito el que hizo ensanchar á Gad: Como león habitará, Y arrebatará brazo y testa.
Pedantes de las viejas tradiciones revolucionarias de 1793, doctrinarios socialistas que mendigaban a la burguesía para el puebla y a los que se permitió echar largos sermones y desprestigiarse mientras fue necesario arrullar el sueño del león proletario, republicanos que reclamaban todo el viejo orden burgués con excepción de la testa coronada, hombres de la oposición dinástica a quienes el azar envió en vez de un cambio de ministerio el derrumbamiento de una dinastía, legitimistas que no querían dejar la librea, sino solamente cambiar su corte: tales fueron los aliados con los que el pueblo llevó a cabo su Febrero...
Tardo, perezoso. Tempro. Templo. Tener. Creer, juzgar. Teñico, ca. Parece cobarde. Testa. Cabeza. Tevejo (acaso trevejo). Juguete. Tirar. Quitar.
Vestían estos indios con trajes europeos, como obreros de Barcelona y de Buenos Aires, calzones de lienzo azul, blusas de igual color, gorras o boinas en la testa.
El toro de ancha testa contempla en la pradera La encantadora carne de la esquiva ternera que hacer saltar la brizna, buscando, hocico al aire, no sé qué encanto nuevo que ha soñado..., el desgaire de los gallos erguidos, de los polos de estacas que hacen rueda a las pollas de floreados pompones, entre el aire seriote de los toros y vacas y el chirrido tedioso de cien mil moscardones.
Y suspiras: «¡Adiós!» y en el tranquilo azul donde cada astro es como un broche de trémulo cristal, hallas asilo, mientras surge el menguante y con su filo guillotina la testa de la noche...