terco


También se encuentra en: Sinónimos.

terco, a

1. adj. Que se mantiene en sus ideas o actitudes con obstinación es tan terco que nunca cederá. obstinado, pertinaz
2. Que es difícil de dominar o labrar animal terco; material terco. rebelde dócil
3. Ecuad. Que es desabrido o despegado.

terco -ca

 
adj. Pertinaz.
fig.Díc. de lo que es más dificil de labrar que lo ordinario en su clase.

terco, -ca

('teɾko, -ka)
abreviación
1. persona, animal que no cambia de opinión o actitud aunque se le den razones convincentes en su contra Es muy terco cuando se le pone algo en la cabeza.
2. que es característico de estas personas Tienes una actitud terca e infantil.
3. que implica o denota esta característica Llevó a cabo una acción terca e irreflexiva.
Sinónimos

terco

, terca
adjetivo
voluntarioso, constante*, tenaz, tesonero, tozudo, testarudo, obstinado, porfiado, pertinaz, cabezón, cabezota, contumaz, entestado, cazurro (col.), cabezudo, incontrastable, terne (col.), baturro (col.).
Voluntarioso, constante, tenaz y tesonero son estimativos y forman una serie intensiva. Todos los demás, incluyendo terco, son desestimativos.
«El obstinado persiste en sus opiniones; el tenaz, en su conducta; el testarudo lleva su persistencia hasta la temeridad y la obcecación.»
José Joaquín de Mora
Traducciones

terco

koppig

terco

teimoso

terco

العنيد

terco

Tvrdohlavý

terco

envis

terco

ADJ
1. (= obstinado) → stubborn, obstinate
terco como una mulaas stubborn as a mule
2. (Andes) (= severo) → harsh, unfeeling; (= indiferente) → indifferent
3. [material] → hard, tough, hard to work

terco-a

a. stubborn, obstinate; pop. hardheaded.
Ejemplos ?
Se trata del comercio de ensayo para preparar por seguras especulaciones un sólido fomento a la agricultura de estas provincias, y se renueva una oposición sostenida con el más terco empeño, sin avergonzarse de contradecir a la faz del mundo la mejora de estas vastas regiones, sólo porque no menguasen los ingresos de un injusto monopolio.
Leyó, hacinó, confundió; fue superficial, vano, presumido, orgulloso, terco, y no dejó de tomarse más rienda de la que se le había dado.
Brilló una luz en que un señor vecino, Por aumentar su rango y su destino O porque en tanta paz no halló provecho O por tener mal humorado el pecho, Pidió su casco y su trotón lozano, Armó de lanza su robusta mano, Llamó sus tropas y tenaz y terco A Liebenthál se vino a poner cerco.
Bien echadas las tenía, pero con mal resultado, y así, terco y porfiado, las iba haciendo aquel día; «Las rastras ya no las miento; hogaño, si pinta el año, no será ningún extraño que me arrimase a las ciento.
Tú eres quien ha creado este niño, que no era nada; Tú lo has alimentado en lo profundo de mis entrañas y Tú te has cuidado de él hasta que ha estado acabado y perfecto. Temerosa de este rey violento, orgulloso y terco, yo lo confío a tu bondad, y espero que le concederás tu favor.
El corazón de éste se le quería salir por la boca; intentó proseguir cantando el salmo que había empezado, pero su lengua reseca estaba pegada al paladar y no pudo pronunciar una palabra. Había algo en el opresivo y terco silencio de aquel pertinaz compañero que era misterioso y enloquecedor.
Y además, si es el placer de los sabios mal-decir, si damos en no escribir, ¿qué mil diablos han de hacer? Yo soy terco, y lo confieso, pues lo que escribo critican, escribo porque se pican, y ambos roemos el hueso.
Allí se están dos o tres días, unas junto a otras, en haces disciplinados, con su mástil único y oblicuo teñido de añil, su obra muerta de color añil, sus hombres hercúleos con anchos calzones azules, prietas camisetas de punto, boinas ajustadas, pipas en las bocas, semblantes triangulares, tallados en carne bruna por el hacha de un dios terco y simplista.
alixto Silva se enteró -al regresar de un viaje que había durado cuatro meses-, de que su tío y tutor, aquel excelente don Juan Nepomuceno, a quien debía educación, carrera, la conservación y aumento de su patrimonio y el más solícito cuidado de su salud, iba a casarse..., ¿y con quién?, con la propia Tolina Cortés..., la casquivana que de modo tan terco había tratado de atraerle a él, Calixto, mediante coqueterías, artimañas y diabluras, cuyo efecto fue contraproducente, pero cuyo recuerdo, ante la noticia, le causaba una impresión de temor y repugnancia.
Porque si hubiese justicia en la tierra, Marineda a quien debía traer en palmas es a mí, el nacional veterano; y a ese terco vejestorio servilón, encerrarle en la cárcel, donde otros están con menos motivo.» Es inexplicable la murria que estas cavilaciones infundían a don Pedro.
La naturaleza al parecer le había destinado para ser solo. Terco, colérico y extravagante, su carácter se prestaba poco al trato humano.
No quiero que se arme un jaleo por semejante tontería.» De nadó valió el que yo discutiese con él, porque mi padre era hombre por demás terco.