templa

templa

(Derivado de templar.)
1. s. f. PINTURA Sustancia compuesta de agua con cola o yema de huevo, usada para desleír los colores de la pintura al temple y darles fijeza.
2. Mezcla de agua caliente y malta triturada, que se utiliza en el proceso de fabricación de la cerveza.

templa

(Del cat. templa < lat. tempora, sienes.)
s. f. ANATOMÍA Cada lado de la frente entre la oreja y la mejilla. sien

templa

 
f. pint. Agua con cola fuerte para desleír los colores de la pintura al temple.
Ejemplos ?
Sus votos, aun así, conmovieron a los dioses, conmovieron a los padres, pues el color en el fruto es, cuando ya ha madurado, negro, 165 y lo que a sus piras resta descansa en una sola urna.” Había cesado, e intermedio hubo un breve tiempo, y empezó a hablar Leucónoe; su voz contuvieron las hermanas. “A éste también, que templa todas las cosas con su sidérea luz, cautivó el amor, al Sol: del Sol contaremos los amores.
Por ti la asolación, por ti el estruendo bélico cesa, y la inspirada Musa despertó dando arrebatado canto; por ti la Patria el merecido llanto templa al mirar el hecatombe horrendo que es precio de la paz; por ti recobran su paz los pueblos y su prez las artes, la alma Temis su santo ministerio, su antiguo honor los patrios estandartes, la ley su cetro, libertad su imperio, y las sombras de Guachi desoladas de su afrenta y dolor quedan vengadas.
El ánimo satisfecho con los bienes presentes, no se inquieta por averiguar lo que ha de venir, y templa con alegres risas sus amarguras, porque nadie es completamente feliz.
105 Asistió a esta multitud, a las metas imitando, el ciprés, ahora árbol, muchacho antes, del dios aquel amado que la cítara a los nervios, a los nervios templa el arco.
Que aun no quisieron darle el Matemático; porque, considerando que la cólera de un español sentado no se templa si no le representan en dos horas, hasta el final jüicio desde el Génesis, yo hallo que si allí se ha de dar gusto, con lo que se consigue es lo más justo.
Por lo cual, lo que escribes, de que en Verona indecente es para Catulo estar, porque aquí cualquiera de mejor nota sus fríos miembros templa en un desierto lecho, esto, Manlio, no es indecente: más, triste es.
Su medicina se cierra en este aforismo: O no empezar a ser tirano, o no acabar de serlo; porque es más ejecutivo el desprecio que el temor. Y aquél se alienta en la mudanza que hace el cruel que se templa; y éste crece en la porfía del que multiplicaba su crueldad.
Un hombre verdaderamente libre y cultivado debería poder situarse, a voluntad, en una tesitura filosófica o filológica, crítica o poética, histórica o retórica, antigua o moderna; a su entero arbitrio, igual que se templa un instrumento, a cada momento y en cualquier intensidad.
Apolo: si otro tiempo penetrante flecha de amor te hirió, si la inhumana Dafne adoraste en vano, si en pos de ella montes y valles recorriste amante, en vano reprehendiéndote Diana, templa para cantar ninfa más bella la cítara dorada, derrama en mis cantares tal dulzura, que la suprema gracia y la hermosura sea en ellos dignamente celebrada.
La beldad de las trenzas de ébano canta: I ¡Guerreros! Las espadas de la tribu tienen sed, y la sed de las espadas se templa con sangre.
Ella allana inconvenientes, vence dificultades, y es un medio que siempre a gloriosos fines nos conduce; de los enemigos hace amigos, templa la cólera de los airados y menoscaba la arrogancia de los soberbios; es madre de la modestia y hermana de la templanza; en fin, con ella no pueden atravesar triunfo que les sea de provecho los vicios, porque en su blandura y mansedumbre se embotan y despuntan las flechas de los pecados.
¿A quién daré primero mis alabanzas antes que al padre Júpiter, soberano de los hombres y los dioses, que impera en la tierra y el mar y templa el curso vario de las estaciones?