teísta

teísta

adj./ s. m. y f. TEOLOGÍA Que profesa el teísmo.

teísta

 
adj.-com. filos. y teol. Que profesa el teísmo.
Traducciones

teísta

theist

teísta

théiste

teísta

A. ADJtheistic
B. SMFtheist
Ejemplos ?
Primer Motor Inmóvil de Aristóteles Metafísica (filosofía primera) Existencia de Dios racional Las cinco vías de demostración racional Suma Teológica de Santo Tomás de Aquino, Doctor de la Iglesia Católica de Cristo (Cristiana) Deísmo Diseño inteligente Evolución teísta Metafísica Positivismo Teología "De la bondad y malicia de los actos humanos" Santo Tomás de Aquino.
a evolución teísta es una forma de creacionismo pro-evolución que cree en la existencia de un creador y un propósito; la cual, a diferencia del diseño inteligente, sí cree en la descripción científica de la evolución biológica; postulando que en ella Dios crea al permitir el proceso natural de evolución biológica expresada en la síntesis evolutiva moderna.
Consultado el 5 de mayo de 2014. no teísta perteneciente a la familia dhármica y, según el vedismo, de tipo nástika. Derivada del brahmanismo, el budismo fue fundado en la India en el siglo VI a.
La encuesta del Eurobarómetro de 2005 anunció que el 48 % de los suizos entrevistados era teísta, el 39 % expresó creer en "un espíritu o una fuerza de la vida", el 9 % era ateo y el 4 % agnóstico.
La reacción musulmana a la teoría de la evolución fue sumamente variada, desde aquellos que creían en una interpretación literal de la creación según el Corán, hasta la de muchos musulmanes educados que suscribieron a una versión de evolución teísta o guiada, en la que el Corán reforzaba más que contradecía a la ciencia.
Cuando la teoría de Darwin se publicó, las ideas de la evolución teísta se presentaron de modo de indicar que la evolución es una causa secundaria abierta a la investigación científica, al tiempo que mantenían la creencia en Dios como causa primera, con un rol no especificado en la orientación de la evolución y en la creación de los seres humanos.
El siglo XX vio fortalecida esa tendencia y para 1933 se redactó el primer Manifiesto humanista, avalado por 34 humanistas estadounidenses (entre ellos, el filósofo John Dewey), que reflexionaba sobre los retos de aquella época, recomendando, en primer lugar, una forma de humanismo religioso no teísta como alternativa a las religiones de la época, y, en segundo lugar, una planificación nacional de índole económica y social.
La declaración respondía que el humanismo secular expresaba un conjunto de valores morales y un punto de vista filosófico y científico no teísta que no podían hacerse equivalentes con una fe religiosa.
Así por ejemplo algunos religiosos han adoptado un enfoque creacionista desde la evolución teísta o el creacionismo evolutivo, y defienden que Dios provee una chispa divina que inicia el proceso de la evolución, y (o) donde Dios creó el curso de la evolución.
Para manifestar hasta donde puede llegar la exageración y por lo tanto la absurdidad de sistemas que como el Sankya teísta, no tienen nombre propio en los anales filosóficos y que son mas que todo una mezcla informe de todos los sistemas; así de los desvaríos de la razón y credulidad del misticismo, como la duda y la negación del escepticismo; me bastará citar algunos párrafos del Bhagavad Gita la más bella y poética expresión de esas doctrinas, que solo revelan el cansancio y las decepciones del espíritu.
Por lo tanto, de la religión contenida en los Vedas, nacieron los sistemas para explicarlos; es decir, los dos Mimanzas; después la razón por sí sola, habría pretendido explicar los problemas de la naturaleza y señalarse un camino en las investigaciones, y de aquí la física corpuscular de Kanada y de dialéctica de Nyaya; y como la última expresión de la libertad y los extravíos de la inteligencia se presentaría el Sankya de Kapila, reformado esos tendencias parteras por el Sankya teísta de Pantajali.
Colebrooke, que fue el primero entorno sobre ellos otros ciertos amplios, distingue seis principales: los dos Mimanzas, evidente intención de Nyaya, la filosofía atomista de Kánada; y los dos Sankyas, el Sankya ateo de Kapila y el teísta de Patandjali.