taza de té


Búsquedas relacionadas con taza de té: tasa
Traducciones

taza de té

Teetasse

taza de té

tazza da tè

taza de té

šálek

taza de té

tekop

taza de té

teacup

taza de té

teekuppi

taza de té

tasse de thé

taza de té

šalica za čaj

taza de té

ティーカップ

taza de té

찻잔

taza de té

theekopje

taza de té

tekopp

taza de té

tekopp

taza de té

ถ้วยชา

taza de té

çay fincanı

taza de té

chén uống trà

taza de té

茶杯
Ejemplos ?
Y en el teatro de los anamitas, los cómicos vestidos de panteras y de generales, cuentan, saltando y aullando, tirándose las plumas de la cabeza y dando vueltas, la historia del príncipe que fue de visita al palacio de un ambicioso, y bebió una taza de té envenenado.
Mi tía estaba sentada sobre un montón de maletas, la jaula de los pájaros ante ella y el gato sobre sus rodillas, como un Robinson Crusoe femenino, bebiendo una taza de té.
Si quisiera usted venir a vernos un día y tomar una taza de té en nuestra pobre morada mi madre se sentiría tan orgullosa como yo de recibirle.
Buen trabajo hicimos aquel día. Trot, hijo mío, dame otra taza de té. Serví a mi tía el brebaje que me pedía, siempre tan tiesa como de costumbre, y me aventuré a hacerle observar que no era un asiento muy cómodo una maleta.
No debiste utilizar el cuchillo del pan. La Liebre de Marzo cogió el reloj y lo miró con aire melancólico: después lo sumergió en su taza de té, y lo miró de nuevo.
El agua tembloteaba en el vaso; pero más tembló este en manos de Augusto, que se lo bebió de un trago, atropelladamente, vertiéndosele agua por la barba, y sin quitar en tanto sus ojos de los ojos de Eugenia. –Si quiere usted –dijo ella–, mandaré que le hagan una taza de té, o de manzanilla, o de tila...
Los pibes al lado de oficiales y todos compartiendo un momento histórico deja y tira por tierra todas esas escenas de histerismo, y de histéricos, que quieren plantear algunos, que yo les recomiendo que se tomen un Rivotril, o de una taza de té de Tilo, pero la Argentina está viviendo momentos muy especiales, entonces lo que tenemos es que ayudar todos, con la diferencias.
Ea, son las ocho, y vamos a tomar una taza de té, que hemos de almorzar a las doce para ir luego a dar un paseo hasta la hora de comer, que será de seis a siete.
Don Juan y Perico pasaron al comedor entre una porción de nobles asturianos, que al verlos se tronzaban el espinazo a fuerza de reverencias. -Una taza de té -decía para sí Perico- se reduce a una taza de agua en que se han cocido unas yerbas.
El 22 por la tarde me fui a verla, a pedirle una taza de té y a llevarle una miniatura encantadora, montada por Bassot, en un círculo de diminutas perlas rosadas.
Las costumbres se cruzan; y justamente, ese día, después de concluido nuestro trabajo, aceptamos unos mates cimarrones que nos cebó el puestero napolitano, en cuclillas cerca del fogón, a la gaucha, mientras su señora prefería tomar una taza de té, como una lady inglesa.
Pero cuando vio que a la taza de té acompañaba una repostería de tostadas, bizcochos, galletas y mantequillas, no pudo menos de añadir, embutiendo de cada cosa un poco: -El té que se toma en casa de estos señorones será una engañifa, pero ¡carape, qué engañifa tan rica!