tan


También se encuentra en: Sinónimos.

tan

(Voz onomatopéyica.)
s. m. Sonido o eco producido al golpear el tambor, la campana u otro instrumento semejante.

tan

(Del fr. tam < germ. tannos, roble.)
s. m. BOTÁNICA Corteza de encina.

tan

(Del lat. tam.)
1. adv. En tal medida, en tal proporción no quiero ser tan sincera, que resulte descortés.
2. Muy, mucho ¡es tan alta!
3. En la misma medida, igualmente es tan inteligente como astuto.
4. Apócope de tanto.
5. de tan loc. prep. Se aplica a una cosa que es exagerada hasta el grado que se expresa de tan bueno llega a ser tonto.
6. tan siquiera loc. conj. Por lo menos si tan siquiera quisiera hablarme, ya me daría por satisfecho.

tan

 
m. Sonido o eco de golpear el tambor.

tan

  (apóc. de tanto)
adv. de cantidad. Precede al adjetivo, adverbio o modo adverbial para encarecer su significado: no seas tan malo.
En correlación con como compara denotando igualdad de grado, equivalencia: es tan duro como el hierro.
En oraciones comparativas se usa en correlación con cuan o como: tan piadoso seréis para querer dar salud, cuan generoso para darla.
En las consecutivas es correlativo de que: era tan bueno, que me lo comí todo.
Tan siquiera. loc. adv. Siquiera, por lo menos.

tan

('tan)
adverbio
1. apócope de "tanto", se usa delante de un adverbio o adjetivo como intensificador No hables tan fuerte.
expresión usada para reforzar una negación No quiere ni tan siquiera pedir perdón.
indica que no se incluye nada aparte de lo expresado Tengo tan solo diez euros para prestarte.
2. establece igualdad en una comparación Es tan alto como su padre.
3. introduce la consecuencia de lo expresado anteriormente Se está tan bien en la playa que da pena volver.
Traducciones

tan

, slik

tan

tak, takový

tan

så, sådan, sådanne

tan

niin, sellainen

tan

takav, tako

tan

そのような, そんなに, とても

tan

그런, 그렇게, 그와 같이, 너무나, 너무나~한

tan

tak, taki

tan

så, sådan

tan

เช่นนั้น, เช่นนี้, มาก, อย่างมาก

tan

đến mức, như loại đó, quá, thực sự là, vô cùng

tan

така

tan

ADV
1. (tras verbo) → so
estaba tan cansado que me quedé dormidoI was so tired I fell asleep
no te esperaba tan prontoI wasn't expecting you so soon
¡no es tan difícil!it's not so difficult!
2. (tras sustantivo) → such
¿para qué quieres un coche tan grande?what do you want such a big car for?
no es una idea tan buenait's not such a good idea
3. (en exclamaciones) ¡qué idea tan rara!what an odd notion!
¡qué regalo tan bonito!what a beautiful present!
¡que cosa tan rara!how strange!
4. (en comparaciones) es tan feo como yohe's as ugly as me
tan es así queso much so that
5. tan sóloonly
hace tan sólo unas semanasonly a few weeks ago
6. tan siquiera = siquiera A
7. (Méx) ¿qué tan grande es?how big is it?
¿qué tan grave está el enfermo?how ill is the patient?
¿qué tan lejos?how far?

tan

adv. so, as well, as much.
Ejemplos ?
Los músculos obedecían al conjunto de la sabiduría humana; los nervios resistían. Y, para decirlo en estilo vulgar, Fernandito seguía tan tontaina como antes.
¡Esta noche, mi establo de Belén será el corazón de fiera de tu padre! Al oír la promesa del Niño, Lucía experimentó tan súbito gozo, que no lo pudo resistir.
Medio arrodillado, medio doblegado, cayó sobre la banqueta de terciopelo frente al Belén. El mundo se le venía encima: ¡lo que adivinaba era tan grande, tan increíble!
-dijo Rubens señalando, por toda contestación, al lienzo que tenía delante. Los jóvenes quedaron tan maravillados como el autor del "Descendimiento".
El muchacho se había incorporado, lentamente, y también en su mirada, como en la de los rústicos cabreros, brillaba la chispa de la curiosidad, llena de ingenua bobería, pero ¡tan humana!, ¡tan humana!
¡Baile nacional! --Lo siento mucho, hijos míos; pero no me es posible tocar la corneta. --¡Usted, tan amable!... --Tan complaciente...
después de muerto! Y me arrepentí de haber echado tan corto el plazo. Quedamos en lo dicho: fui conducido a la cueva, donde me encerraron, y Parrón montó en su yegua y tomó el tole por aquellos breñales....
La guerra era entonces sin cuartel. Sonó la una de la noche de tan aciago día: ¡la hora de mi cita con Ramón! Yo estaba encerrado en un calabozo de la cárcel pública de dicho pueblo.
Aún no se había disipado, cuando asomó por la carretera un cura de aldea, caballero en un borrico. Tan despacio avanzaba, que el jinete tuvo tiempo de observar sobre las cabezas de los tres jornaleros algo que le llamó la atención.
¡En una caja así, tan preciosa, nos hubiesen llevado a nosotras, enfelices, que nos hemos pasado la vida sudando para ganar el triste comer!
(pensaba yo.) ¡Me creerá muerto! ¿Y, por ventura, tan lejos estoy de mi última hora? ¡Los facciosos fusilan ahora siempre a los prisioneros; ni más ni menos que nosotros!
Lo cierto es que Pepona, tan clemente, era con los curas encarnizadamente cruel, y acaso ellos fueron los que añadieron a su nombre el alias de la Loba.