talonario


Búsquedas relacionadas con talonario: talonario de cheques

talonario

1. s. m. ECONOMÍA Libro o cuaderno en el que hay una serie de talones no puedo comprarlo porque no llevo el talonario encima.
2. Bloque de hojas en las que constan determinados datos cogió el talonario de recibos y le extendió uno. taco

talonario, -ria

 
adj. Díc. de todo documento que se corta de un libro quedando en este una parte de la hoja para acreditar con ella su legitimidad.
m. Libro encuadernado a propósito para cortar hojas talonarias.

talonario

(talo'naɾjo)
sustantivo masculino
cuadernillo provisto de talones un talonario de cheques
Traducciones

talonario

cheque‐book, book, checkbook

talonario

SM [de cheques] → cheque book, check book (EEUU); [de recibos] → receipt book; [de billetes] → book of tickets; [de recetas] → prescription pad
Ejemplos ?
Warrior no estaba de acuerdo con él, llegando a afirmar que "emplearon el talonario de Ted Turner para comprarme para que perdiera contra Hogan".
En el sobre se espresará tan solamente, el nombre y domicilio del solicitante, y el número ó números de lotes solicitados; y la oficina encargada espedirá un recibo talonario en que se transcribirá lo escrito en la cubierta y la fecha de la presentación, dejando igual constancia en el talon del libro.
-Pues eso es lo que yo traigo aquí: el libro talonario de mi huerta, o sea los cabos a que estaban unidas estas calabazas antes de que me las robasen.
En el suelo se amontonaba ropa con los bolsillos al revés; varios cajones habían quedado abiertos; y en la chimenea, donde parecía que habían quemado muchos papeles, había un montón de ceniza del que el inspector recuperó el canto y las matrices quemadas de un talonario verde de cheques.
-¡Ya lo tengo cogido, estad seguro, señor!-dijo a Utterson-. Pero debe haber perdido la cabeza, al haber dejado allí el bastón, y, aún más, al haber quemado el talonario de cheques.
Él trabajaba en el escritorio, no sé cómo, el caso es que del talonario de cheques robó uno y lo falsificó en seguida por cinco mil novecientos cincuenta y tres pesos.
En el sobre se expresará tan solamente el nombre y domicilio del solicitante y el número ó números de lotes solicitados; y la oficina encargada expedirá un recibo talonario, en que se transcribirá lo escrito en la cubierta y la fecha de la presentación; dejando igual constancia en el talón del libro.
Cuando el cheque aparezca extendido en esqueleto de los que el librado hubiere proporcionado al librador, éste sólo podrá objetar el pago si la alteración o la falsificación fueren notorias, o si, habiendo perdido el esqueleto o el talonario, hubiere dado aviso oportuno de la pérdida al librado.
¿Y no han visto aquel libraco verde que tiene el recaudador, de donde va cortando recibos, dejando allí pegado un tocón o pezuelo, para que luego pueda comprobarse si tal o cual recibo es falso o no lo es? -Lo que usted dice se llama el libro talonario -observó gravemente el regidor.
Historietas nacionales (1881) "El carbonero alcalde", "El afrancesado", "¡Viva el Papa!", "El extranjero", "El ángel de la guarda", "La buenaventura", "La corneta de llaves", "El asistente", "Buena pesca", "Las dos glorias", "Dos retratos", "El rey se divierte", "Fin de una novela", "El libro talonario", "Una conversación en la Alhambra", "El año campesino", "Episodios de Nochebuena", "Mayo", "Descubrimiento y paso del Cabo de Buena Esperanza".
Asimismo, se asignaron “Santas” que distribuyeron talonarios a sus “Renos”, quienes se encargaban de hacerlos llegar a las personas interesadas en ayudar comprando, con un dólar, una hoja del talonario.
Los relatos breves abarcan las Narraciones inverosímiles, bajo el ya mencionado influjo de Poe; los Cuentos amatorios, que se sitúan entre la sensiblería y el misterio policíaco, destacando El clavo y La comendadora; y las Historietas nacionales, de honda raigambre popular y que entroncan con obras similares de Fernán Caballero y Honoré de Balzac y van desde el tema heroico de la resistencia a los invasores franceses hasta el populismo épico de los bandoleros, pasando por las frecuentes algaradas civiles que al autor le tocó vivir. Destacan El carbonero alcalde, El afrancesado, El asistente y, la que algunos consideran la mejor de todas, El libro talonario.