talabarte

talabarte

(Del occitano ant. talabart < fr. ant. talevart, pavés.)
s. m. HISTORIA Cinturón de cuero que llevan las caballerías y del que cuelga la espada o el sable.

talabarte

 
m. Cinturón, ordinariamente de cuero, del que cuelgan los tirantes de la espada o el sable.
Traducciones

talabarte

SMsword belt
Ejemplos ?
Abrigo largo de seda dorada que llega a los tobillos y ancho de mangas. Forrado de seda rosa y adornado con encajes de oro, lleva bordados diversos símbolos nacionales y se sujeta con un talabarte.
La cara interna constaba de una o dos empuñaduras por las que el hoplita metía la mano y el brazo izquierdo. Fuera de la batalla, se pasaba por estas empuñaduras una correa que permitía colgar el escudo al hombro mediante un talabarte.
Podía tener una longitud total, puño incluido, de 60 cm. Se llevaba colgada del hombro izquierdo mediante un talabarte. Después de las Guerras Médicas, el hoplita utilizaba asimismo una espada corta, tan sólo un poco más larga que un puñal.
Enrique III aparece vestido con el hábito franciscano, aunque con las manos sujeta su espada, con su talabarte, que discurre paralelo al cordón franciscano.
Vestía a la manera de los francos: camisa de lino y calzones de lo mismo, túnica con pasamanos de seda; envolvía sus piernas con polainas de tiras, y en invierno protegía hombros y pecho con pieles de foca y de marta; llevaba sayo verdemar y siempre al cinto la espada, cuya empuñadura y talabarte eran de oro o de plata.
El monarca, vestido con los atributos reales, sujeta con su mano izquierda la espada y el talabarte adornado con leones y castillos.
La palabra talabartería tiene su origen en él termino Talabarte, “cinturón con tiros para llevar colgada la espada o sable”; Talabartería, tienda o taller de talabartero; Talabartero, “persona que hace correas, sillas de montar, etc.” (Gran diccionario, 1981; 3643).
El obispo de Laon llevaba la ampolla santa, el obispo de Langres portaba el cetro, el obispo de Beauvais llevaba y presentaba el manto real, el obispo de Châlons traía el anillo real y el obispo de Noyon, el talabarte.
Cuando se apasiona por el famoso compositor Richard Wagner, desembarca en Bayreuth vestido con una traje blanco, una túnica azul claro, una chorrera de encaje y botas de piel de gacela, además un paraguas retenido a un costado por un talabarte.
El ajuar que se extrajo del sepulcro, consistente en las vestiduras del infante, su anillo, su birrete, su espada, espuelas, talabarte y otra serie de objetos, se encuentra expuesto actualmente en el museo de Telas Medievales de Burgos, ubicado en el interior del monasterio de las Huelgas de Burgos y ha sido el ejemplo más claro encontrado para saber como se enterraba a los herederos de la corona castellana.
Yo me obligo con ella cercenar un copo de lana.” Y yo dije entre mí: “Y yo con mis dientes, aunque no son de acero, un pan de cuatro libras.” Tornóla a meter y ciñósela y un sartal de cuentas gruesas del talabarte...
Venciste, y ya los Ausonios me han visto tenderte, vencido, las palmas: tuya es Lavinia; no vayan más allá tus rencores." Detúvose con esto el formidable Eneas, volviendo a una y otra parte los ojos, suspensa la diestra, indeciso sobre lo que debía hacer, y ya las palabras de Turno empezaban a ablandarle, cuando se ofrece a su vista en el pecho caído el infausto talabarte del mancebo Palante, reluciente con sus conocidos resaltos de oro; de Palante, a quien Turno diera muerte después de haberle vencido, y cuyos enemigos y ricos despojos llevaba pendientes de los hombros.