tahalí


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con tahalí: corbata

tahalí

(Derivado del ant. tahelil < ár. tahlil , acto de pronunciar una fórmula religiosa.)
1. s. m. Correa ancha de cuero puesta en bandolera de la que se cuelga la espada, el sable o el tambor.
2. Pieza de cuero que pende del cinturón donde se lleva el machete o el cuchillo de bayoneta.
3. HISTORIA Caja de cuero pequeña en que los soldados moros llevaban el Corán y los cristianos reliquias y oraciones.
NOTA: En plural: tahalíes

tahalí

 
m. Tira de cuero que, cruzada desde el hombro derecho hasta el lado izquierdo de la cintura, sostiene la espada.
p. ext.Pieza de cuero que, pendiente del cinto, sostiene la vaina del machete o cuchillo bayoneta.
Caja de cuero pequeña para reliquias.
Sinónimos

tahalí

sustantivo masculino
Traducciones

tahalí

SMswordbelt
Ejemplos ?
y su tahalí chapado de oro, prendas que el opulento Cedico enviara años atrás al tiburtino Rémulo, en recuerdo de hospitalidad." CELENO.
Va el asta en su vuelo a caer casualmente en medio de los nueve hermosísimos hermanos, habidos por el árcade Gilippo de una tirrena, su fiel esposa, e hiriendo a uno de ellos, gallardo mancebo, cubierto de lucientes armas, allí donde el sutil tahalí ciñe el vientre y donde la hebilla muerde los dos cabos de la corres, le atraviesa las costillas y lo derriba en la roja arena.
¿Por vuestra virtud devuelto, en oro del Termodonte labrado, el tahalí, y las frutas concustodiadas por el insomne dragón, 190 y no a mí los Centauros me pudieron resistir, ni a mí el devastador jabalí de la Arcadia, ni le sirvió a la hidra el crecer merced a su merma y retomar geminadas fuerzas?
Llegaban los indios ensabanados como fantasmas, humildes y silenciosos, apagando el rumor de sus pisadas. Llegaban otros jarochos armados como infantes, las pistolas en la cinta y el machete en bordado tahalí.
El primer vencedor obtendrá un caballo ricamente enjaezado; el segundo, una aljaba de amazona, llena de saetas de Tracia, pendiente de un tahalí de oro y prendido con un broche de piedras preciosas; con este yelmo griego irá contento el tercero." Dicho esto, todos toman sitio y, oída la señal, dejan la barrera y arrancan a correr con la rapidez del viento, fijos los ojos en la meta.
Basta de carnicería; ya hemos abierto camino por en medio de los enemigos." Sin querer despojar a estos de una multitud de preciosas piezas de plata maciza, armas, copas, ricos tapices, Euríalo se lleva solamente el jaez de Ramnetes y su tahalí chapado de oro, prendas que el opulento Cedico enviara años atrás al tiburtino Rémulo en recuerdo de hospitalidad: Rémulo, al morir, se las dio a su nieto; y muerto este, los Rútulos se apoderaron de ellas en la guerra.
Por el pronto ya tenemos el uniforme de los señores próceres, que es manto azul rastrero, según las venerandas leyes del siglo XIV, exceptuando el terciopelo, que no alcanzaron aquellos estamentos, si bien aquí entra el modificar aquellos venerandos usos según las necesidades del día; verdad igualmente aplicable al calzón de casimir, media de seda, hebilla y tahalí, de que nada dicen Pero López de Avala, ni Zurita, ni el Centón, pero que constituyen con la gola altibaja y demás este nuevo anticomoderno.
Cuando esto hubo dicho, entregó a Ayante una espada guarnecida con argénteos clavos ofreciéndosela con la vaina y el bien cortado ceñidor; y Ayante regaló a Héctor un vistoso tahalí teñido de púrpura.
Cuando los dos héroes se hallaron frente a frente, acometiéronse y el Atrida erró el tiro, porque la lanza se le desvió; Ifidamante dio con la pica un bote en la cintura de Agamemnón, más abajo de la coraza, y aunque empujó el astil con toda la fuerza de su brazo, no logró atravesar el labrado tahalí, pues la punta al chocar con la lámina de plata se torció como plomo.
El preclaro Héctor arrojó él primero la lanza a Ayante, que contra él arremetía, y no le erró; pero acertó a dar en el sitio en que se cruzaban la correa del escudo y el tahalí de la espada, guarnecida con argénteos clavos, y ambos protegieron el delicado cuerpo.
Lo de la serpiente es una hechicería que algunos escritores del siglo XIV achacan a María Padilla. Dicen, pues, que el regalo de boda que Blanca de Borbón hizo a Pedro fue un hermoso tahalí que agradó sobremanera el rey.
María, según aquellos escritores, temerosa de perder el cariño de Pedro, puso el tahalí en manos de un judío, famoso nigromante, y, después que éste lo hubo hechizado, lo volvió a poner entre las demás alhajas.