taborita

taborita

 
adj.-s. Díc. del miembro de la rama radical de los husitas.
Ejemplos ?
El ejército taborita fue mandado por el general Jan Žižka, que con sus tropas defendió Bohemia del ejército del emperador Segismundo.
Prometieron que la gente volvería a un estado de inocencia original. La teología taborita representó una de las salidas más radicales a la iglesia medieval jerárquica.
Aunque los husitas no tenían un comandante supremo, se supone que las acciones bélicas las dirigía un consejo de ancianos, del que formaba parte el taborita Procopio el Grande.
Con el paso del tiempo, las negociaciones resultaron infructuosas y Procopio con los otros enviados regresaron a Bohemia, donde estallaron nuevos conflictos. El ejército taborita un dirigido por Procopio, sitia la ciudad de Pilsen, que se encontraba en manos de los católicos.
Aunque ejerció como sacerdote y ofició como tal, llegó a ser el caudillo de la avanzada taborita durante la última parte de las guerras husitas.
En entonces cuando Procopio solicita la ayuda de Procopio el Menor, que le había sucedido en el mando del ejército taborita antes de lo ocurrido en Pilsen.
Sólo se conservan fragmentos de las obras literarias de los radicales taboritas —en general eran apologías en latín defendiendo la doctrina taborita (Mikuláš Biskupec z Pelhřimova, Petr Chelčický).
La única arma con el que Segismundo pudo dañar a los husitas fue la utilización de la diplomacia y fomentar las disensiones entre las diferentes ramas de los husitas lo que produjo que tras una guerra civil el ejército taborita fuera derrotado en 1434 en la batalla de Lipany.
Esta aparente victoria causó euforia en el campo taborita, que abrió el Wagenburg para que su caballería pudiera salir en persecución de los fugitivos.
Reinerius, inquisidor de Passau en el siglo XIII, dijo de los valdenses: y en otra ocasión: El maestro valdense alemán Federico Reiser abandonó en 1426 el pacifismo valdense y se unió al ejército taborita que avanzaba hacia Viena y en 1431 fue ordenado como ministro husita de la Palabra.
Él y su esposa Ana Weiler fueron ejecutados en Estrasburgo en 1458, pero su influencia se extendió a muchos valdenses italianos y franceses de los Alpes, que llegaron a sentirse identificados con el husismo taborita, y en 1483 se levantaron contra el duque Carlos I de Saboya.