tántalo


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con tántalo: Sísifo, tártaro

tántalo

s. m. ZOOLOGÍA Ave zancuda parecida a la cigüeña, de plumaje blanco con las remeras negras, la cabeza y el cuello desnudos y pico encorvado.
NOTA: Nombre científico: (Ibis.)

tántalo

 
m. quím. Elemento químico de la serie de los metales de transición, de símbolo Ta, n. at. 73, p. at. 180,948 y valencias 2, 3, 4 y 5, aunque casi siempre actúa con valencia 5.
zool. Ave ciconiforme (gén. Ibis), de cuello alto, cabeza pequeña y casi desnuda y patas delgadas.

Tántalo (Tántalos)

 
mit. Hijo de Zeus y padre de Pélops y Níobe. Muy considerado por los dioses, les robó néctar y ambrosía y traicionó sus secretos.
Traducciones

tántalo

тантал

tántalo

tantal

tántalo

tantal

tántalo

Tantal

tántalo

tantalum

tántalo

tantaal

tántalo

tantaali

tántalo

tantale

tántalo

tantál

tántalo

tantalio, tantalo

tántalo

tantalas

tántalo

tantāls

tántalo

tantaal

tántalo

tantal

tántalo

tântalo

tántalo

tantal

tántalo

tantal

tántalo

tantal

tántalo

tantal
Ejemplos ?
Palacios dejó la copita de coñac sobre la mesilla cigüeña, que el criado le había puesto delante con el tántalo abierto y surtido, y dando una chupada al habano, asintió.
Porque el dichoso Tántalo, nacido de Zeus — y no recuerdo esto por insultar a su fortuna —, temeroso de la roca que amenaza caer sobre su cabeza, está suspendido en el aire, y dicen que sufre este castigo porque, cuando era hombre y compartía con los Dioses el honor de una mesa común, tenía una lengua sin freno, defecto vergonzosísimo.
Era el suplicio de Tántalo: ¡tener a mano, viejo ya, y después de haber sido pobre, se puede decir, toda la vida, semejantes riquezas y no poder disfrutarlas!
Lo mismo me acaece con la cuadratura del círculo: que he llegado tan al remate de hallarla, que no sé ni puedo pensar cómo no la tengo ya en la faldriquera; y así, es mi pena semejable a las de Tántalo, que está cerca del fruto y muere de hambre, y propincuo al agua y perece de sed.
Tú eres el agua que me roza el labio, La fruta que el sentido me enajena, Y un Tántalo yo soy que en vano agito Los anillos de mi áspera cadena.
Por la faz de las Euménides, ruedan las primeras lágrimas; Tántalo olvida las ondas de las fugitivas aguas; Ixión detiene su rueda; los buitres, que las entrañas de Ticio devoran, cesan el cruel festín; con sus ánforas vacías al canto atienden de Belo las hijas pálidas, y hasta Sísifo sentado sobre su peñón descansa.
El Can Cerbero y la Quimera holgaban en lúbrico recreo; las hijas de Danao se lo daban a Ixión, a Prometeo, a Tántalo, a Sísifo y a otros muchos condenados espectros y avechuchos.
Los barcos mercantes, de viaje a Lima, por el estrecho de Magallanes, hacían escala en Buenos Aires, al pasar por allí; pero les era prohibido desembarcar mercaderías, y los que las necesitaban tenían que andar 1000 leguas más o menos a lomo de mula, para ir a buscarlas a los mercados de Lima. Esto era, algo así como el suplicio de Tántalo para los desgraciados bonaerenses.
Envueltos por la satisfacción ajena, y sumidos en la propia necesidad, ahogados por las emanaciones provocadoras y excitantes de la comida, el conde y la condesa de Breville y el señor y la señora de Carré—Lamadón padecieron el suplicio espantoso que ha inmortalizado el nombre de Tántalo.
Un marquesito, muy currutaco, acudió presuroso a favorecer a la caída, principiando por bajar el subversivo faIdelIín, para que volviera a cubrir el vientre y todo lo demás, que no sin embeleso contemplara el joven; el suyo fue peor que el suplicio de Tántalo.
A la cual una vez reconocieron entre las sombras de la calina, 455 se pusieron de pie las diosas; Sede Maldita se llama: sus entrañas ofrecía Titio para ser desgarradas, y sobre nueve yugadas se extendía; por ti, Tántalo, ningunas aguas pueden aprehenderse, y el que asoma huye, ese árbol; o buscas o empujas la que ha de retornar, Sísifo, roca; 460 se gira Ixíon y a sí mismo se persigue y huye, y las que preparar la muerte de sus primos osaron, asiduas ondas, que perderán, vuelven a buscar, las Bélides.
Un hediondo calabozo vino a ser el premio de su perfidia. Tántalo muere de sed en medio de las aguas, y ansía coger los frutos que se le escapan; castigo impuesto a la garrulería de su lengua.