Ejemplos ?
Además, es de una esencia sutil, porque si no no podría extenderse en todos sentidos ni penetrar inadvertido en todas las almas ni salir de ellas si fuera de una sustancia sólida, y lo que sobre todo hace reconocer en él una esencia sutil y moderada es la gracia que, según voz general, le distingue eminentemente, porque el amor y la fealdad están en continua pugna.
¡Sustancia del ideal, sensación de la dicha, y que solamente es posible recordar y llorar, cuando lo que se posee bajo los labios y se estrecha en los brazos no es más que el espectro de un amor!
He aquí que se conseguía al fin la sustancia que debía entrar en la carne del hombre construido, del hombre formado: esto fue su sangre: esto se volvió la sangre del hombre: esta mazorca entró en fin por los Procreadores, los Engendradores.
Y algún día los caídos en los lagos, en los montes, en los bosques, en las calles, en las plazas resucitarán sus voces y le darán la nueva forma a la sustancia imperecedera de él.
Queda prohibida la reproducción o transmisión total o parcial del texto y de las ilustraciones de la presente obra en cualesquiera formas de impresión; sean electrónicas o mecánicas, presentes o futuras, sin el consentimiento previo y por escrito del autor. El arte está hecho con la misma sustancia que los sueños...
Esta vez ahondaron más en la masa de piedra, y de este modo pudieron darse cuenta de que el núcleo central no era completamente homogéneo. Habían dejado al descubierto lo que parecía ser la cara exterior de un glóbulo empotrado en la sustancia.
¡Viera cómo se quedan comiendo unas sopicas de ajo con que les he regalado! Si parece que no habían catado en tres días cosa de sustancia.
Recién después de esta experiencia es que comenzaron a estipularse los basado en principios jurídicos, desabridos pero seguros, que ahora otra vez se tiende a abandonar… El famoso Tratado Continental que terminó con la etapa de aspiraciones confederacionistas más o menos señaladas, abriendo la rotulada de asociación de “familia de naciones americanas”, ya hoy sustituida por la fórmula en boga de “Comunidad de Naciones Americanas”, tiene mucho de parecido en intención y sustancia con el Pacto de Río de Janeiro.
Inmovilizado como quedé, los vi cómo emocionados extraían una sustancia morada que los hacía despedir chispas cada vez más brillantes.
Así es. En todas las épocas la sustancia histórica, es decir, la sensibilidad íntima de cada pueblo, se encuentra en transformación.
Los delitos que pueden imputarse a son en sustancia que los han tenido siempre por más sólidos los derechos de la casa de Austria que los de la casa de Borbón; este imaginado delito ha sido común en, aunque con más fuerza en; pero supuesto lo referido, no podrán negar los mayores contrarios de que no ha dado motivo para la venganza que pretende ejecutar el ministerio de Madrid aboliendo del todo, de donde convence y prueba manifiestamente que, no habiendo dado causa, es injusta la razón de que se valen para oprimirnos.
Lo malo es que no es el Estado español quien está enfermo por externos errores de política sólo; que quien está enferma, casi moribunda, es la raza, la sustancia nacional, y que, por tanto, la política no es la solución suficiente del problema nacional porque es éste un problema histórico.