suspicacia

(redireccionado de suspicacias)
También se encuentra en: Sinónimos.

suspicacia

1. s. f. Calidad de suspicaz me mira con suspicacia porque no se fía de mí. recelo
2. Idea formada sobre una persona o cosa, en general negativa, que se funda en indicios lo que me cuentas de su relación es una suspicacia tuya. desconfianza, sospecha

suspicacia

 
f. Calidad de suspicaz.
Especie sugerida por la sospecha o desconfianza.
Sinónimos

suspicacia

sustantivo femenino
desconfianza*, recelo, escama (col.), reticencia, sospecha, prejuicio, malicia. confianza, credulidad, sinceridad.
Se utilizan cuando se muestra falta de confianza en algo o en alguien; prejuicio alude a una opinión o idea que, sin haberla contrastado o sin haber reunido todos los datos necesarios, se forma una persona.
Traducciones

suspicacia

sospettosità

suspicacia

Verdacht

suspicacia

suspeita

suspicacia

怀疑

suspicacia

懷疑

suspicacia

podezření

suspicacia

mistanke

suspicacia

חשד

suspicacia

疑惑

suspicacia

misstanke

suspicacia

SFsuspicion, mistrust
Ejemplos ?
¡Y ojalá les salga pronto el novio a ella y la novia a él!» XXV El otro grupo lo formaban en la familia, no Rosita y Ramiro, sino la mujer de este, Caridad, y aquella su cuñada. Aunque en rigor era Rosita la que buscaba a Caridad y le llevaba sus quejas, sus aprensiones, sus suspicacias.
Tengamos fe en la causa que defendemos, alejemos las suspicacias que disgregan, y, unidos con el sano propósito de salvar a la República, trabajemos por devolver a nuestra patria el libre juego de sus instituciones fundamentales, nuevas y sanas.
Por tanto creen, y nos identificamos con ellos, que el decreto de militarización no puede mejorar nuestras posibilidades de lucha, viniendo a crear en cambio suspicacias, reservas y repulsiones que ya han apuntado y concretarían un verdadero estado de desorganización.
En un mundo lleno de especulaciones y suspicacias no será dificil que se confundan las palabras de un miembro del Partido con la actitud de un funcionario público.
Como no soy esclavo de su hermosura, bien puedo alabar sus brazos, su rostro y su pierna torneada; déjate de suspicacias ofensivas; he cumplido ya ocho lustros de edad.
Nada se podrá hacer de aquí para adelante, si no logramos conjugar y armonizar, sin temores ni suspicacias, lo que cada quien en materia de trabajo material o intelectual: de guía, de orientación, de organización de fuerza político-electoral o de estudios de los problemas nacionales o internacionales, pueda dar generosamente a la gran corriente revolucionaria mexicana.
He entrado a ese terreno y me he esforzado por confesar el tipo de religión que he experimentado, para no crear suspicacias en mi auditorio.
Ese nuevo nivel, para ser correcto, debe cumplir con varios objetivos fundamentales de la política económica nacional: alentar el dinamismo de la exportación de productos agrícolas, ganaderos, pesqueros y mineros, de bienes manufacturados y de servicios turísticos, aprovechando la amplia capacidad que actualmente tiene México para ello; desalentar el gasto en importaciones de bienes que compiten con la industria nacional, inclusive el contrabando, y el de los mexicanos en el exterior, para que se oriente en mayor medida a la creación de empleos dentro del país; disminuir el excesivo financiamiento externo, disipar las suspicacias que alientan las fugas de capital y no propiciar un aumento excesivo de precios internos.
Cuanto prometía el muchacho se realizó plenamente en el hombre; era como antes inconstante, apasionado, con depresiones y exaltamientos femeniles. Todas sus ansias y suspicacias eran enfermizas, y usted no ignora de qué modo se sufre y se hace sufrir con este modo de ser.
Dije entonces que México exigía una reforma que, sustentada en el más amplio consenso político, erradicara las sospechas, recriminaciones y suspicacias que empañaban los procesos electorales.
La crisis del Gripen llegaba en uno de los peores momentos, pues Suecia estaba viviendo una crisis económica profunda que la había hecho descender en renta per cápita desde el cuarto puesto, a principios de los 70, al decimoséptimo en 1990; además estaba subiendo el paro y la deuda pública iba camino de duplicarse. Pero las dudas y suspicacias no habían hecho más que comenzar.
A mediados del siglo XVIII la provincia de Chiquitos, en los llanos al oriente de Chuquisaca, había sido alcanzada por las incursiones de bandeirantes brasileños, quienes habían secuestrado para esclavizar a la población aborigen, recuerdo que despertó suspicacias en la población de la ciudad.