suplicio


También se encuentra en: Sinónimos.

suplicio

(Del lat. supplicium, sacrificio.)
1. s. m. Lesión corporal, tortura o muerte dada como castigo en los campos de concentración aplicaban suplicios a los presos. martirio, tormento, tortura
2. Sufrimiento físico o moral prolongado no podrá soportar el suplicio de ver a su hijo enfermo. padecimiento
3. Cosa que molesta o enoja eso de madrugar es un suplicio para ella. engorro
4. HISTORIA Lugar donde se torturaba a los reos.

suplicio

 
m. Lesión corporal o muerte infligida como castigo.
fig.Lugar donde el reo padece este castigo.
Grave tormento físico o moral.

suplicio

(su'pliθjo)
sustantivo masculino
1. castigo físico o pena de muerte La inquisición castigaba con el suplicio a los herejes.
2. gran sufrimiento moral el suplicio de la culpa
3. persona o cosa que causa gran molestia Ir a trabajar los lunes me resulta un suplicio.
Sinónimos

suplicio

sustantivo masculino
2 patíbulo, cadalso, potro.
Tratándose del lugar donde el reo sufre tortura o sufre su castigo. Patíbulo y cadalso aluden al tablado donde se ejecutaba públicamente a una persona. Potro alude al artilugio de madera en el que se sentaba al acusado para, mediante torturas, hacerle confesar.
Traducciones

suplicio

utrpení

suplicio

prøvelse

suplicio

Qual

suplicio

koettelemus

suplicio

épreuve

suplicio

kušnja

suplicio

苦しい体験

suplicio

시련

suplicio

beproeving

suplicio

prøvelse

suplicio

provação

suplicio

prövning

suplicio

ประสบการณ์ที่ทารุณ

suplicio

sự thử thách

suplicio

折磨

suplicio

SM
1. (= tortura) → torture (Hist) (= ejecución) → punishment, execution
2. (= tormento) → torment, torture
suplicio de Tántaloordeals of Tantalus
es un suplicio tener que escucharleit's torture having to listen to him

suplicio

m. torture, punishment, extreme suffering.
Ejemplos ?
No se presentaría ningún guapo. Después, con acompañamiento de tétrica música, avanzaron las damas veladas para llevarse la condesa al suplicio.
Tendió los turbios ojos por doquiera sin concebir absorto tal portento, y balbuciente preguntó quién era quien moría en suplicio tan sangriento.
Cuando se supo en Auriabella el suplicio atroz del que llama el vulgo San Antonio de Illaos...
Las armas, por las cuales fue culpado, al dar de quien no es mentido indicio, a la zaga del carro en que es llevado comparten sobre el fango su suplicio.
Porque os juro, por el perro, que estos nervios y estos huesos que tengo aquí estarían hace ya mucho tiempo en Megara o en Beocia, si hubiera pensado que eso era mejor para ellos y si no hubiese estado persuadido de que era mucho mejor y más justo permanecer aquí para sufrir el suplicio a que mi patria me ha condenado, que escaparme y huir.
116 A menudo, con el ardoroso ánimo del cazador, inquiriendo cómo canciones podría a ti enviarte del Batíada, con que yo te calmara hacia nos, y no se me intentara enviar disparos hostiles sin fin a mi cabeza, esta labor veo ahora que por mí en vano asumida fue, Gelio, ni nuestras preces aquí valieron. Contra nos los disparos estos tuyos evitaremos, mas, clavado tú por los nuestros, pagarás tu suplicio.
Y la muscularidad de hombres y mujeres rompía ropas y muebles, aún sin proponérselo. El descontrol era la cúspide del suplicio. Así fue como se estableció un cuerpo de vigías que protegía a quienes padecían la regia transformación para la cual no se encontraba preparada la humanidad.
Europa sentíase alarmada ante las conmociones de Francia, próxima a dar a luz algo nuevo y monstruoso; agitaciones, motines, las fortalezas reales tomadas al asalto por el populacho, los reyes en peligro, después, con lenta degradación de la Monarquía, su fuga infructuosa, la invasión de las Tullerías, la prisión, el suplicio de los regios parientes.
(¡Oh desenfrenada fortuna, que de los humanos males haces deleites para ti!) Al tiempo que Marco Antonio era árbitro de la vida o muerte de sus ciudadanos, en ese mismo tiempo fue llevado un hermana suyo al suplicio, y sufrió esta tan grave herida con la misma grandeza de ánimo con que había sufrido otras adversidades, y sus llantos fueron hacer las exequias a su hermano con la sangre de veinte legiones.
Por más que con el vino se adormezca, y por más que con el ruido de las aguas se divierta, engañando con mil deleites el afligido ánimo, se desvelará de la misma manera en blandos colchones, como Régulo en los tormentos, porque a éste le sirve de consuelo el ver que sufre los trabajos por la virtud, y desde el suplicio pone los ojos en la causa; a esotro, marchito en sus deleites y fatigado con la demasiada felicidad, le aflige la causa que los mismos tormentos que padece.
Fresco aún el recuerdo del suplicio de Atahualpa, princi- piada apenas la conquista, él sable avasallador del militaris- mo derribó al primer virrey del Perú, Blasco Núñez de Vela.
Llegaron las dos, y como yo conocía ya a mi Braulio, no me pareció conveniente acicalarme demasiado para ir a comer; estoy seguro de que se hubiera picado: no quise, sin embargo, excusar un frac de color y un pañuelo blanco, cosa indispensable en un día de días y en semejantes casas; vestíme sobre todo lo más despacio que me fue posible, como se reconcilia al pie del suplicio el infeliz reo, que quisiera tener cien pecados más cometidos que contar para ganar tiempo; era citado a las dos y entré en la sala a las dos y media.