sumirse

sumirse

(su'miɾse)
verbo pronominal
1. concentrarse en extremo Se sumió en sus estudios.
2. abatirse física o moralmente a una persona Se sumió en una profunda depresión.
Ejemplos ?
Y lo mejor del caso era que al salir de la cárcel no había abierto la boca, y únicamente al sumirse de nuevo tras el férreo rastrillo, pensando, sin duda, en los ojos enrojecidos y sin pestañas y en la mano huesosa y acariciadora, murmuraba, abatido, su lamento de los grandes dolores: -¡Ay, mare mehua!
También a finales del mes de octubre, representantes del Banco Nacional y de varios bancos privados —paradójicamente contribuyentes a las arcas de la Heimwehr— solicitaron infructuosamente a Schober la retirada del proyecto de ley de reformas: la incertidumbre política estaba perjudicando a la economía y agudizando la retirada de fondos del país, que parecía a punto de sumirse en una contienda civil.
No obstante estas distracciones, su espíritu va decayendo hasta sumirse en una honda depresión y un sentimiento de soledad superlativo que la hicieron sentirse realmente enferma.
A partir del día 29 las tropas austrohúngaras empezaron a sumirse en el caos, ante la masiva negativa de las tropas de origen eslavo a seguir luchando, junto con el riesgo de quedar cercados por los italianos.
Pero una vez más los fans y el público no saben sobre el futuro de Van Halen. Desde el término de la gira, en noviembre de 2004, la banda vuelve a sumirse en un silencio total.
Dejaron de ser elfos nocturnos para ser conocidos como Altos Elfos (High Elves). Tras la partida de los Altonatos, los druidas incluido Malfurión, se prepararon para sumirse en el Sueño Esmeralda.
Después de una breve ráfaga de actividad del Estado en 1688, los impuestos fueron rechazados y la colonia volvió a sumirse en la anarquía.
Según los trabajos de Torero anteriores a 1974, el conjunto de las zonas 1, 2 y 3 es altamente divergentes con las zona 4 así como con la 5, por lo que no podrían sumirse en una sola lengua estándar o en algún interlecto al conjunto waywash o al menos a las cuatro primeras zonas.
Rimbaud, que contaba con 17 años, fue el más influyente, al buscar lo que llamó su alquimia del verbo en la cual trataba de convertirse en vidente por medio del desarreglo de todos los sentidos. Con este pretexto pasó a sumirse, junto a Verlaine, en toda una ola de excesos.
-¡Vedle sumirse en las crueles olas del destino fatal!», estas palabras hieren nuestro orgullo de adultos, que nos hace creernos lejos ya de nuestra niñez y muy avanzados por los caminos de la sabiduría y del dominio espiritual.
Ahora vivía en ella su hermana Rita, su compañera de llinda, en el Suqueru, casada con Ramón Llantero, un indiano frustrado, de los que van y vuelven a poco sin dinero, medio aldeanos y medio señoritos, y que tardan poco en sumirse de nuevo en la servidumbre natural del terruño y en tomar la pátina del trabajo que suda sobre la gleba.
Los poetas, en verdad, han colocado siempre el placer de la paradisiaca dicha de los sentidos en el seno de una Naturaleza embriagada ella misma, en cuyos procesos vegetativos vuelve a sumirse y rebajarse la espiritualidad.