suelte


Búsquedas relacionadas con suelte: suerte
Traducciones

suelte


V soltar
Ejemplos ?
8 Y viniendo la multitud, comenzó á pedir hiciese como siempre les había hecho. 9 Y Pilato les respondió, diciendo: ¿Queréis que os suelte al Rey de los Judíos?
Subió la gente y se puso a pedir lo que les solía conceder. 9. Pilato les contestó: ¿Queréis que os suelte al Rey de los judíos? 10.
Pedía escopeta, porque aunque él tenía un perro, no podía sino a veces alcanzarlos de un palo… Cooper prestó la escopeta, y aún propuso ir esa noche al rozado. —No hay luna—objetó el peón. —No importa. Suelte el perro y veremos si el mío lo sigue. Esa noche fueron al plantío.
VIEJA TERCERA.-¿No lo sabes? Ven aquí. EL JOVEN.-Pues que me suelte esta otra. VIEJA SEGUNDA.-No, ¡aquí! EL JOVEN.-Iré, cuando ésta me suelte.
Aquí tiene media corona. Venga a buscarme mañana a eso de las once. Suelte las riendas y hasta mañana. Tocó al caballo con el látigo y salimos disparados a través de la interminable sucesión de calles sombrías y desiertas, que poco a poco se fueron ensanchando hasta que cruzamos a toda velocidad un amplio puente con balaustrada, mientras las turbias aguas del río se deslizaban perezosamente por debajo.
El aumento de placer de nuestro hombre, el instante de su crisis, me es anunciado por un redoblamiento de iniquidad de su parte; es su lengua ahora lo que provoca mis pedos, es ella la que se mete hasta el fondo de mi ano, como para provocar las ventosidades, es sobre ella donde quiere que los suelte, desvaría, me doy cuenta de que pierde la cabeza, y su pequeño instrumento riega tristemente mis dedos con siete u ocho gotas de un esperma claro y gris que lo calman por fin.
Y cuando ellos estaban reunidos, les dijo Pilato: ¿A quién queréis que os suelte, a Barrabás o a Jesús, el llamado Cristo?, 27.18.
Pero los sumos sacerdotes y los ancianos lograron persuadir a la gente que pidiese la libertad de Barrabás y la muerte de Jesús. 27.21. Y cuando el procurador les dijo: ¿A cuál de los dos queréis que os suelte?, respondieron: ¡A Barrabás! 27.22.
Llegado el día, los pretores enviaron a los lictores a decir al carcelero: «Pon en libertad a esos hombres.» 36. El carcelero transmitió estas palabras a Pablo: «Los pretores han enviado a decir que os suelte.
Los remos habían tocado ya el agua, y aún permanecía la lancha atracada a la rampa, y sujeta a ella por un cabo que tenía entre sus manos, por el extremo de tierra un viejo patrón que contemplaba atónito la escena. -¡Suelte!
Pero el viejo patrón, o no oyó las advertencias, o se hizo sordo a ellas, que es lo más probable, por disfrutar algunos instantes más de la presencia de sus compañeros. -¡Que suelte!
Las citadas partes, pues que, según dichos filósofos, aun en el hombre sabio y templado son viciosas, para que la razón las refrene y desvíe, apartándolas de las cosas a que injustamente se mueven o las suelte para las que permite y concede la ley de la sabiduría, como es la ira para ejercer el justo castigo, y el apetito sexual para la propagación de la especie humana; las citadas partes, repito, no eran viciosas en el Paraíso antes del pecado, porque no se inclinaban a cosa contraria a la recta voluntad que exigiera contenerlas con el freno de la recta razón.