sud-

sud-

pref. Componente de palabra procedente del ingl. ant. suth, que significa sur sudoeste; sudamericano.
NOTA: También se escribe: sur-

sud-

 
Prefijo procedente de sur: sudoeste, sudamericano.
Ejemplos ?
Que este derecho propio de todo estado libre sea reconocido a otras provincias de Sud América por la República Argentina, y no parece justo pensar que aquel se le desconozca a la República del Paraguay, que además de los justos títulos en que lo funda, la naturaleza lo ha prodigado sus dones para que sea una nación fuerte, populosa, fecunda en recursos, y en todos los ramos de industria y comercio.
Entre estos gastos se ven los de la conducción de oficiales y artesanos de los que dispusieron el Gobierno de Chile y el de Buenos Aires, que deben abonarlos; de estas cantidades se pagarán dos mil pesos fuertes al coronel Joel Robert Poinsett vecino de Charlestown en Sud Carolina, los que deberán entrar en mis bienes, caso de haberse cubierto antes de mis fondos.
el Presidente no correspondería a sus ardorosos sentimientos Americanos, si pudiese un solo momento mirar con indiferencia el atentado que se prepara torpemente contra la libertad e independencia de las Repúblicas Sud Americanas.
A la empresa compatriotas que el triunfo es vuestro, vencer o morir sea nuestra cifra: y también esos tiranos de haber excitado vuestro enojo sin advertir que los Americanos del Sud están dispuestos a defender su Patria con honor y antes morir que vivir con ignominia en afrentoso cautiverio .” Empezaban a cumplirse cabalmente los claros anuncios de Artigas de colaboración y auxilio de la Junta de Buenos Aires a los orientales que se habían embarcado en su causa por un puro impulso sentimental.
Así es que uniendo el suyo al grito del Continente indignado declara sin hesitaciones que mirará como injuria u ofensa propia la que en este caso se infiriese a cualquiera de las Repúblicas de Sud América”.
el Presidente, no correspondería a sus ardorosos sentimientos Americanos, si pudiese un solo momento mirar con indiferencia el atentado que se prepara torpemente contra la libertad e independencia de las Repúblicas Sud Americanas.
Se le advierte luego en este documento que liberado Chile de sus opresores deberán ser sus propios hijos los encargados de labrar los fundamentos de su estructura política, jurídica y económica, pero – agrégase – que no por ello se debe olvidar ni posponer el pensamiento central y fecundo, de constituir con el mismo Estado y a su tiempo también con el Perú, una sola entidad conjunta con las libres Provincias Unidas del Sud.
Así es que – continúa – uniendo el suyo al grito del continente indignado, declara sin excitación que mirará como injuria y ofensa propia la que en este case se infiriese a cualquiera de las Repúblicas de Sud América; que pondrá en acción todos sus esfuerzos y recursos para combatir la odiosa invasión y – cierra – que estará pronto a correr con ellos a donde quiera que lo haga necesario el peligro común” .
Tiene un contenido latente que su propio dueño le quiso dar: él no fue su último poseedor: “ El sabio que me ha acompañado en toda la Guerra de la Independencia de la América del Sud, le será entregada al General de la República Argentina, don Juan Manuel de Rosas, como una prueba de la satisfacción que como Argentino he tenido al ver la firmeza con que ha sostenido el honor de la República contra las injustas pretensiones de los Extranjeros que trataron de humillarla ”, escribió de su puño y letra el Libertador como cláusula tercera de su testamento.
Debiendo tenerse en cuenta que tan pronto como se levanten los planos del, río "Yavarí"; operación que se practicará por las dos Comisiones reunidas, en el puerto de Tabatinga; según el resultado que dichas cartas geográficas arrojen los señores Comisarios determinarán el verdadero nacimiento del río ¨Yavarí¨, en una distancia que será la citada anteriormente más al Sud-Oeste del lugar en que se ha colocado el marco; teniendo en cuenta, que de otro modo, no puede resolverse esta cuestión y que los conocimientos que la experiencia les ha enseñado, respecto a este río, será su norma que se arregle en justicia.
Pero la inmortal victoria del Dos de Mayo necesitaba, para grabarse eternamente en nuestra historia, asociarse al recuerdo fúnebre de algún grande hombre de Sud América; de alguna víctima, cuya tumba monumental nos enseñará siempre a amar la patria, imitando el sacrificio; de algún cadáver, alrededor del cual fuesen nuestros hijos a robustecer su espíritu en los días de conflicto nacional.
En Real Orden de primero de octubre último se sirve Vuestra Exelencia de prevenirme, que enterado el Rey del abandono en que se halla el Puerto de Nuestra Señora del Paposo y sus inmensas costas en el mar del Sud...