sud


También se encuentra en: Sinónimos.
Traducciones

sud

suide

sud

جنوب

sud

юг

sud

sud

sud

jih

sud

syd

sud

sudo

sud

lõuna

sud

جنوب

sud

etelä

sud

sud

sud

दकषण

sud

jug

sud

dél

sud

sud

sud

selatan

sud

suður

sud

sud, S

sud

sud

남쪽

sud

meridies

sud

തകക

sud

zuid

sud

sør

sud

sul

sud

sud

sud

юг

sud

juh

sud

jug

sud

југ

sud

söder

sud

kusini

sud

hướng nam

sud

sud

SM (esp LAm) → south
Ejemplos ?
Entre estos gastos se ven los de la conducción de oficiales y artesanos de los que dispusieron el Gobierno de Chile y el de Buenos Aires, que deben abonarlos; de estas cantidades se pagarán dos mil pesos fuertes al coronel Joel Robert Poinsett vecino de Charlestown en Sud Carolina, los que deberán entrar en mis bienes, caso de haberse cubierto antes de mis fondos.
La ciudad circunvalada del Norte al Este por una cintura de agua y barro, y al Sud por un piélago blanquecino en cuya superficie flotaban a la ventura algunos barquichuelos y negreaban las chimeneas y las copas de los árboles, echaba desde sus torres y barrancas atónitas miradas al horizonte como implorando la misericordia del Altísimo.
A la empresa compatriotas que el triunfo es vuestro, vencer o morir sea nuestra cifra: y también esos tiranos de haber excitado vuestro enojo sin advertir que los Americanos del Sud están dispuestos a defender su Patria con honor y antes morir que vivir con ignominia en afrentoso cautiverio .” Empezaban a cumplirse cabalmente los claros anuncios de Artigas de colaboración y auxilio de la Junta de Buenos Aires a los orientales que se habían embarcado en su causa por un puro impulso sentimental.
Que este derecho propio de todo estado libre sea reconocido a otras provincias de Sud América por la República Argentina, y no parece justo pensar que aquel se le desconozca a la República del Paraguay, que además de los justos títulos en que lo funda, la naturaleza lo ha prodigado sus dones para que sea una nación fuerte, populosa, fecunda en recursos, y en todos los ramos de industria y comercio.
Pero la inmortal victoria del Dos de Mayo necesitaba, para grabarse eternamente en nuestra historia, asociarse al recuerdo fúnebre de algún grande hombre de Sud América; de alguna víctima, cuya tumba monumental nos enseñará siempre a amar la patria, imitando el sacrificio; de algún cadáver, alrededor del cual fuesen nuestros hijos a robustecer su espíritu en los días de conflicto nacional.
á que la América del Sud, y especialmente esta fidelísima villa, la celebre como á un eminentísimo consistorio de la política, inespugnable apoyo del Estado, y verdadero bien de la patria.
Esta playa con declive al Sud, está cortada por un zanjón labrado por la corriente de las aguas pluviales en cuyos bordes laterales se muestran innumerables cuevas de ratones y cuyo cauce, recoge en tiempo de lluvia, toda la sangraza seca o reciente del matadero.
He aquí los términos de dicha ley, llamada justamente Fundamental desde entonces: 1º “El título de esta asociación será: Provincias Unidas del Río de la Plata en Sud América” 2º “Todas las Provincias se regirán por sus actuales constituciones”.
He aquí sus palabras: “Desde que abandoné el servicio de la España para venir a sostener la justa causa que defiende la América del Sud, mi país, me propuse no defenderme jamás de los ataques”, etc.
Señor y esta señal (de la cruz), promover y defender la libertad de las Provincias Unidas en Sud América y su independencia del Rey de España Fernando VII, sus sucesores y metrópoli y toda otra dominación extranjera?” La acepción del vocablo “extranjero” Se ha dicho antes y ya se sabe por lo tanto cuál era entonces en toda nuestra América la acepción del vocablo “extranjero”.
el Presidente, no correspondería a sus ardorosos sentimientos Americanos, si pudiese un solo momento mirar con indiferencia el atentado que se prepara torpemente contra la libertad e independencia de las Repúblicas Sud Americanas.
Llamó la atención desde luego sobre el hecho de que 13 delegados de 7 estados sud-americanos — Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay — reunidos en 1888 á objeto de elaborar una codificación de derecho internacional privado, habían decidido, al fin de sus trabajos, estipular igualmente un tratado de propiedad literaria y artística.