sublevación


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con sublevación: exilio, insurreccion

sublevación

s. f. Acción y resultado de sublevar o sublevarse. alzamiento, levantamiento

sublevación

 
f. Acción y efecto de sublevar o sublevarse.

sublevación

(suβleβa'θjon)
sustantivo femenino
pacificación alzamiento contra la autoridad la sublevación de los trabajadores
Sinónimos

sublevación

sustantivo femenino
levantamiento, alzamiento, rebelión, motín, sublevamiento, sedición, revuelta, insumisión, pronunciamiento*, revolución*, subversión, indisciplina, desobediencia*, alboroto*, algazara, tumulto, facción, asonada.
Cuando una sublevación es considerada con estimación o respeto por parte del que habla, se llama levantamiento o alzamiento. Si inspira antipatía o es mirada como delito: sedición (menos grave) o rebelión (más grave). Motín, tumulto, algazara, asonada y revuelta son alteraciones colectivas del orden público, más o menos localizadas y desordenadas. Facción es grupo de gentes o tropas en rebeldía contra la autoridad constituida. Revolución y subversión aluden al trastorno violento que produce el cambio político que de ellas se origina.
Traducciones

sublevación

uprising, rising, riser

sublevación

materozza, sommossa

sublevación

Aufstand

sublevación

soulèvement

sublevación

восстание

sublevación

opstand

sublevación

revolta

sublevación

εξέγερση

sublevación

въстание

sublevación

起义

sublevación

起義

sublevación

povstání

sublevación

opstand

sublevación

SF (= motín) [de rebeldes, ciudadanos] → revolt, uprising; [de militares] → mutiny; [de presos] → riot
Ejemplos ?
Alega este que ignoraba lo que todos sabían sobre el espíritu dominante en oficiales y tropa; que no tenía noticia de un reciente plan de sublevación, conjurada en los momentos de estallar; y hasta era para él desconocido el hecho de que, en Guayaquil, tres capitanes del NumancH habían cambiado de bandera alistán- dose en las filas patriotas.
La sangre se derramó por las campiñas y por los poblados y aunque el invasor trataba de apaciguar aquella sublevación, nada lograba contener los ímpetus desencadenados de los oprimidos que sentían en carne propia las huellas de la injusticia y la llegada esplendente de la liberación.
La influencia eclesiástica tuvo después del terremoto, una parte muy considerable en la sublevación de los lugares y ciudades subalternas: y en la introducción de los enemigos en el país; abusando sacrílegamente de la santidad de su ministerio en favor de los promotores de la guerra civil.
Y fue que el traidor conde del Buitre, sabiendo que el pueblo estaba decidido a aprovechar la ausencia de los reyes para vengarse de él, y conociendo que no podía resistir a la sublevación, porque hasta su misma guardia le quería mal, escribió una carta al rey de Malaterra ofreciéndose a entregarle el reino de Colmania si prometía hacerle a él primer ministro de ambos reinos juntos.
Tampoco ninguna nación ha tenido, como nosotros, en estos tres últimos años siete graves crisis ministeriales, siete gobiernos diferentes, siete trastornos en la Administración pública, con sus obligados episodios de manifestaciones pacíficas o casi pacíficas, alborotos, conspiraciones y hasta una seria sublevación militar.
La revolución de 1789 había tenido su prototipo (por lo menos en Europa) únicamente en la revolución de 1648, y la revolución de 1648 lo había tenido únicamente en la sublevación de los Países Bajos contra España Se alude a la revolución burguesa de 1566-1609 en los Países Bajos (actuales Bélgica y Holanda), que formaban parte del Estado español; la revolución combinaba la lucha de la burguesía y de las masas populares contra el feudalismo con la guerra de liberación nacional contra la dominación de España.
«Traía -dice un historiador- la reputación de activo, organizador, inteligente, recto hasta el rigorismo y muy celoso de los intereses públicos, sin olvidarla propia conveniencia». Su valor personal lo había puesto a prueba en una sublevación de presos en Santiago.
En caso de sublevación o trastorno interior, les prestarán igual protección, siempre que sean excitados por la legislatura del Estado o por su ejecutivo, si aquella no estuviere reunida.
Y mira, rey y señor, que no puedes llevar con título de rey justo ningún interés de estas tierras donde no aventuraste nada, sin que primero los que en estas tierras han trabajado y sudado sean gratificados”. Antes de la sublevación de Lope de Aguirre, ya había habido otros movimientos de protesta contra la Ordenanza de 1542.
Esta sublevación terminó por la promesa incumplida de Alvear, hecha a los cabecillas por intermedio del Gobernador Suárez, de rectificar ampliamente lo obrado por Rodríguez.
Voy a las enunciadas comprobaciones documentales. ¿Recuerda el lector el episodio de la sublevación de Raña y Bernabé Rivera? ¿Tiene presente la versión de Brito del Pino respecto a la entrevista del gobernador Suárez y B.
En una carta fecha 15 de Mayo ppdo., leí que su hermano Alverito Reumay iba á entrar de malón, porque el Gobierno no había querido aceptar sus tratados, noticia que desgraciadamente se confirmó el día antes de salir yo de los toldos, por un chasque que traía la noticia de la sublevación de Cuneco ó Juan José Catriel.