suba

suba

s. f. Argent., Urug. ECONOMÍA Alza, subida de precios.
Traducciones

suba

SF (CAm, Cono Sur) → rise, rise in prices
Ejemplos ?
Con Lurcanio Ariodante luego irruye, donde rodea a Zerbin gente sin cuenta; trayendo a otros con él con que procura que suba el escocés a su montura.
Sobre una extensión cinco veces mayor que la que cubren los continentes reunidos, no hay un metro de líquido que no suba, baje, se vuelque y palpite sin descanso.
Seguramente muchos de ustedes se preguntan cómo es posible que el gobierno suba sus precios para evitar que después haya más inflación.
-se preguntó el forastero-; sólo un duende podría andar de esa manera. Es preciso que suba despacio y que me entere bien de lo que pasa.
-Toma, V. es el que viene a amortajarle, que dijo don Clemente que le mandaría a estas horas por no dar que decir... Suba V., suba V.-.
¡El réquiem cantado por vosotros, por ti, mirada oscura; por ti, lengua calumniosa, que habéis causado la muerte de la inocencia que muriera tan joven Precavimos:!pero no deliréis más¡ ¡Y Que el canto del Sabbath Suba hasta Dios tan solemnemente que La muerte no sienta ningún mal!
Mira, Francisco, si quiées que yo te platique con er corazón en la mano, sa menester que no se te suba, cuando yo te esté platicando, er genio a las narices y que no te vayas del seguro y que no me faltes al rispeto, y que te jeches las galgas y que no digas como dices, ca vez que te llevo, por tu bien, la contraria, que si tú eres el mejor de mis amigos, yo en cambio soy el peor de tus enemigos.
Lo malo que tiene el papel no es eso: -es que se quiera hacer buenas con él –dice- “Todas las empresas disparatadas del período inflacionista, suprimiendo las perdidas que fatalmente tienen que sufrir cuantos contaron con una suba indefinida de los precios.” –La vaciedad de la acusación no puede ser mayor.
¡Y cuenta que se me suba la mostaza a las narices y me atufe un tantico, que en un verbo me planto en el Cuzco y torno chanfaina y picadillo a esos canónigos barrigudos y abarraganados!
Y si, durante la fase de prosperidad, en que el capitalista obtiene ganancias extraordinarias, el obrero no batallase por conseguir que se le suba el salario, no percibiría siquiera, sacando la media de todo el ciclo industrial, su salario medio, o sea el valor de su trabajo.
Creo que Héctor Priámida no calmará su ardor hasta que suba al carro de Aquileo y gobierne los corceles de hermosas crines, después de darnos muerte a nosotros y desbaratar las filas de los guerreros argivos; o él mismo sucumba, peleando con los combatientes delanteros.
Mas así que aquél, herido de lanza o de flecha, suba al carro, les daré fuerzas para matar enemigos hasta que llegue a las naves de muchos bancos, se ponga el sol y comience la sagrada noche.