sortija

(redireccionado de sortijas)
También se encuentra en: Sinónimos.

sortija

(Del lat. vulgar sorticula, objeto empleado para echar la suerte.)
1. s. f. INDUMENTARIA Y MODA Anillo, joya para ponerse en los dedos de la mano.
2. Anilla [en todas sus acepciones].
3. INDUMENTARIA Y MODA Rizo del pelo. bucle
4. JUEGOS Juego infantil que consiste en adivinar a quién ha dado uno de los participantes una sortija que simula dejar entre las manos de cada uno de los jugadores.
5. correr sortija EQUITACIÓN Ejercicio a caballo que consistía en ensartar en la punta de una lanza una sortija que colgaba de una cinta.

sortija

 
f. Anillo (joya).
Anilla.
Rizo del cabello en figura de anillo.

sortija

(soɾ'tixa)
sustantivo femenino
joya en forma de anillo que se ajusta a un dedo una sortija de oro y rubíes
Sinónimos

sortija

sustantivo femenino
Traducciones

sortija

anneau, bague

sortija

ringlet

sortija

anello

sortija

Ring

sortija

ring

sortija

anel

sortija

пръстен

sortija

sortija

sortija

Ring

sortija

טבעת

sortija

リング

sortija

Ring

sortija

วงแหวน

sortija

SF
1. (= anillo) → ring
sortija de compromiso, sortija de pedidaengagement ring
sortija de sellosignet ring
2. (= bucle) → curl, ringlet
Ejemplos ?
Sócrates: ¿No conoces nada que esté únicamente hecho para la mano? Las sortijas para qué parte del cuerpo están hechas? no son para los dedos?
Y aquel bandido de quince años iba creciendo en la cárcel, trabajando como una bestia, aprendiendo a ratos perdidos el caló del crimen, oyendo la novelesca relación de interesantes atracos y mirando como hombres sublimes a los «carteristas» y «enterradores», señores muy listos y bien portados que iban por el patio con sortijas y reloj de oro y que tiraban el dinero, siendo reverenciados por todos los presos.
atención, señor juez: las cosas claras y en su lugar: también digo que en la vida he cogido ni el valor de un maravedí de lo que llevan las muertas a la sepultura. ¡Ábranse los ataúdes, y en su sitio aparecerán las sortijas, los pendientes y los relicarios!
Ostenta zarcillones de dos rosetas y largos tilindangos, broches de guacamaya picando un racimo de corozos, muchas sortijas y un collar de corales de tres hilos.
Ella le oía cortándose las uñas, recordando a algún boquirrubio que le echó flores y piropos al salir de la misa de la parroquia, diciendo para su sayo: -Babazorro, arrópate que sudas, y límpiate que estás de huevo- o canturriando: :::No pierdas en mí balas, :::carabinero, :::porque yo soy paloma :::de mucho vuelo. :::Si quieres que te quiera :::me ha le dar antes :::aretes y sortijas, :::blondas y guantes.
Las joyas que llevaba, que consistían en dos pulseras, un medallón con cadena de oro y algunas sortijas, fueron vendidas a las mujeres más ricas de la comarca para emplear su producto en efectos más útiles para Elena; así ella no conservó nada de lo que llevaba puesto cuando salió de su palacio.
Nueve años viví con ellas fabricando muchas piezas de bronce —broches, redondos brazaletes, sortijas y collares— en una cueva profunda, rodeada por la inmensa murmurante y espumosa corriente del Océano.
Ningún americano del contorno, con sus cadenas o sortijas más relucientes; ninguna señoritinga pudorosa; ningún mozo aldeano, todos en atavío de fiesta; ninguna moza, con los trapitos de cristianar realzando su gentileza y garbo, faltó a la misa.
Emma trinchaba, le ponía los trozos en su plato diciéndole toda clase de zalamerías; y se reía con una risa sonora y libertina cuando la espuma del champán desbordaba el vaso ligero sobre las sortijas de sus dedos.
A menudo había que apartarse delante de una larga fila de campesinas, criadas, con medias azules, zapatos bajos, sortijas de plata, y que olían a leche cuando se pasaba al lado de ellas.
No llevaba guantes, y su manita, cuajada de sortijas, relucía al manejar el abanico, un gran pericón manileño sembrado de flores extravagantes, imposibles.
Tal vez se mostraba por velo, tal vez por tejadillo; ya daba un relámpago de cara con un bamboleo de manto, ya se hacía brújula mostrando un ojo solo, y tapada de medio lado descubría un tarazón de mejilla. Los cabellos, martirizados, hacían sortijas a las sienes.