sonsonete


También se encuentra en: Sinónimos.

sonsonete

1. s. m. Sonido resultante de dar golpes poco intensos y repetidos con cierto ritmo. soniquete
2. Ruido poco intenso, reiterado, monótono y en general desagradable el sonsonete del tiovivo no le permitía estudiar. tabarra
3. Tono irónico al hablar o reír me irrita el sonsonete con que me llama jefe. soniquete, tonillo
4. Tono monótono del que habla o lee sin entonación. soniquete
5. Aquello que se repite con pesadez siempre está con el sonsonete de que le pagan poco. cantilena, cantinela

sonsonete

 
m. Sonido que resulta de los golpecitos repetidos que se dan en alguna parte, imitando un son de música.
fig.Ruido, gralte. poco intenso y continuado, y por lo común desapacible.
Tonillo o modo especial en la risa o en las palabras, que denota desprecio o ironía.
Tonillo monótono del que habla o lee sin expresión.
Sinónimos

sonsonete

sustantivo masculino
Traducciones

sonsonete

SM
1. (= sonido) [de golpes] → tap, tapping; [de traqueteo] → rattle; [de cencerro] → jangling
2. (= voz monótona) → monotonous delivery, singsong, singsong voice
3. (= frase rimada) → jingle, rhyming phrase
4. (= tono mofador) → mocking undertone
Ejemplos ?
sí, el zapatero Landínez, contestó Juan Rovira como si se dirigiera a él, antier me lo encontré más borracho que nunca y me detuvo con su eterno sonsonete: «Dadme una peseta, caballero.
Iba la niña saltando bardales, sin decir oxte ni moxte, en busca del bribon, corriendo á puto el postre, con la lengua tan larga De esto los vecinos tomaban el cielo con las manos, y se desgañifaban, y andaban unos en pos de otros zahiriéndose. No nos hable con sonsonete, dixo uno, que al cabo, ha de venir á la melena.
¡Mueran los godos ::que son tiranos! Pero la granujada era implacable, y comenzó a gritar con especial sonsonete: ::«¡Boca dura y pies de lana!
Y sin embargo, esta discorde algazara sin melodía y sin ritmo, más primitiva que la música de los salvajes, es alegre en aquesta singular noche, y tiene cierto sonsonete lejano de coro celestial.
Un hermano de la cofradía de la Caridad se detuvo frente al grupo, pronunciando estas fatídicas palabras con un sonsonete gangoso y particular.
Llueve con quedo sonsonete, Nos da el relámpago, luz de oro, Y entra un suspiro, en vuelo de ave gragante y húmeda, A buscar tu regazo, que es refugio y decoro.
Pero si por ello mismo hasta ahora se descartaba sin más trámite toda la hipótesis, considerándola una más, entre las muchas posibles etimologías que el Maestro Groussac llamaba graciosamente “de sonsonete”, después de lo que aquí queda establecido ¿por qué no pensar que lo evidentemente equivocado de la explicación de Vidal es el dato relativo a las “Invasiones” y volver en consecuencia a examinar con más cuidado las posibilidades de su etimo, sentenciado a olvido por un motivo puramente extrínseco?
Todos se dispusieron a descansar y en el silencio del campo, adornado con el adormecedor sonsonete de los grillos, Morfeo les regaló los más hermosos sueños, todos relacionados con su nuevo amor.
De una banca donde se arracimaban hasta dos docenas y media de mocosas, se levantaban, creciendo, atiplándose en terrible sonsonete, todos los horrores del deletreo: ere-a-ra, ere-i-ri, se oía por un lado; be-a-ba, be-i-bi, por otro; aquí, ese-a-ele, sal-gu-e-ve, alve; por allá, una trabazón de sílabas imposible de desenredar.
Y el hombre más que calvo, más que gordo y más que feo, puso la mejor de sus caras y, contemplando al animalito, lo dejo escapar. Se encontraba tan extasiado en su mirada que no escuchó el enronquecido sonsonete del timbre del departamentucho donde vivía.
Entre estos poetas, sin embargo, que predican la concordia y cuyo sonsonete oímos todos como el ruido de las canales en invierno, alza la voz de vez en cuando algún romántico, «hugonote» o sectario de Hugo, porque lo que es clásico, ni autor de poesías fugitivas, a Filis y a la Paloma, al dengue de Clori, o a la cinta de la borrega de Melibeo, no se alcanza ya a ver ninguno en todo el horizonte de la disputada monarquía española.
Cada vez que lanzaba aquella exclamación parecía que se le iban a saltar los ojos, y pronunciaba todas las palabras con el mismo sonsonete y como el viento, que a veces es suave, a veces escala montañas o a veces vuelve a hacerse suave.