sonriente

(redireccionado de sonrientes)

sonriente

adj./ s. m. y f. Que sonríe.

sonriente

 
adj.-com. Que sonríe.

sonriente

(son'rjente)
abreviación
1. persona que produce el gesto de la risa sin producir su sonido una niña sonriente
2. que es propio de quien produce este gesto Tenía el rostro iluminado y sonriente.
Traducciones

sonriente

smiling

sonriente

risonho

sonriente

sorridente

sonriente

يبتسم

sonriente

微笑

sonriente

微笑

sonriente

מחייך

sonriente

미소

sonriente

ยิ้ม

sonriente

ADJsmiling
Ejemplos ?
Pasó mucho rato antes de que la sacaran, pero cuando al fin, lo hicieron, habían sucedido cosas muy agradables; todos los ojos estaban sonrientes, incluso los de la hija, la cual apenas abría la boca, y tenía las mejillas encendidas como rosas encarnadas.
La joven llegó hasta la taquilla e hizo la compra. Las damas súper adornadas la esperaban sonrientes, cual derramando miel de gratitud.
No sabría decir si nos dan más coraje los que reclaman la muerte o los que la esperan asosegados y sonrientes, pues aquellos que actúan con frecuencia por un transporte de furia o en una indignación inesperada, éstos con una calma de un sentido seguro.
Lo mató como mata el cultivador, para el bienestar de los humanos, los terrenos baldíos; como destruye el hacha civilizadora los inútiles matorrales; como el espíritu de los tiempos modernos aplasta los últimos vestigios del pasado, sonrientes tal vez y seductores al través de los siglos, pero nocivos y fatales pesos muertos que dificultan nuestra marcha.
En este cuaderno estaban pegados varios recortes de periódicos de provincia, donde se le veía junto a una planta de orquídeas acompañado de un grupo de indígenas sonrientes.
Y aunque nadie advertía aquellos fenómenos de belleza, Juana Eskildsen y Antonio Gutiérrez resplandecieron en sus alegrías y en sus esperanzas; un nuevo ser había venido a aumentar la dichosa familia provinciana y sus ojos veían sonrientes el fruto de su amor.
l bajar la escalera del hotel -después de las despedidas penetradas, los apretones de manos largos y expresivos, las frases musitantes, acompañadas de convencional mímica, de todo pésame- los amigos ya comentaban indignados la escandalosa actitud del huérfano y la viuda, tranquilos «como si tal cosa», y hasta sonrientes...
Sí, sonrientes; lo afirmó Ramírez Hondal, que lo había visto con sus ojos, y lo confirmó Piñales, que forzando la nota exclamó que no era sonrisa, sino risa...
Girando y girando devanaron el vals, dieron vueltas algunos en parejas sonrientes; con el paso afectado de un viajante, algunos se acercaron con sigilo al peldaño y con burla sutil y mirar de malicioso servilismo todos ayudaron a decir nuestras preces.
Otro más en otra vez, que ni me acuerdo, se le ocurrió decirme Hidalgo y sus labios desnudados y sonrientes se fruncieron cuando vieron que mi oído también está cerrado, clausurado, a la ocasión sonora que no dice lo que siente.
Nuestros hijos vienen atrás y sus cabecitas sonrientes asoman en el dintel de la vida, con la mirada llena de inconsiente aplomo, chispeando de inteligencia y de acción latente.
La experiencia me ha demostrado que estas locuras de agua mansa, sin arrebatos, sonrientes, dulces, apacibles en apariencia, son las que agarran y no se van.