sonreír

(redireccionado de sonreído)

sonreír

(Del lat. subridere.)
1. v. intr. y prnl. Reír con suavidad, con un simple movimiento de labios, sin emitir ningún sonido conseguimos que el enfermo se sonriera.
2. v. intr. Tener un aspecto agradable, alegre o atractivo su mirada sonreía.
3. Ser una cosa favorable a una persona la fortuna me sonríe .
NOTA: Se conjuga como: reír

sonreír

 
intr.-prnl. Reírse levemente.
fig.Reír (ante algo).
Mostrarse favorable o halagüeño para uno algún asunto, suceso, etc.
V. conjugación (cuadro) [9] como reír.

sonreír

(sonre'iɾ)
verbo intransitivo
1. hacer con la boca el gesto de la risa sin producir su sonido Sonrió como sabiendo qué iba a decirle.
2. mostrarse favorable a una persona un suceso o asunto La vida le sonríe.
Traducciones

sonreír

smile, to smile, grin

sonreír

sourire

sonreír

sorridere

sonreír

usmát se, zubit se

sonreír

grine, smile

sonreír

hymyillä, virnistää

sonreír

smiješiti se

sonreír

ほほ笑む, 歯を見せてにっこり笑う

sonreír

미소를 짓다, 싱긋 웃다

sonreír

flire, smile

sonreír

flina, le

sonreír

ยิ้ม, ยิ้มยิงฟัน

sonreír

cười toe toét, mỉm cười

sonreír

усмивка

sonreír

微笑

sonreír

A. VI
1. [persona] → to smile
sonreír a algnto smile at sb
el chiste no le hizo ni sonreírshe didn't even smile at the joke
sonreír forzadamenteto force a smile
2. (= favorecer) le sonríe la fortunafortune smiles (up)on him
el porvenir le sonríehe has a bright future ahead of him
B. (sonreírse) VPRto smile

sonreír

vi, vr to smile
Ejemplos ?
Bernd Schuster (ex-entrenador y ex-jugador): Un tipo muy serio que todos creen que jamás ha sonreído incluido él mismo, muchos dicen que por miedo a que se le despenine su frondoso bigote rubio.
Curiosamente y a pesar de tenerla muy mal catalogada, siempre se ha preocupado inconscientemente por ella y ha tenido actitudes que él mismo no se explica; no sólo es la única persona que permite lo agreda sin defenderse, sino también se ha comido lo que ella prepara a pesar del mal sabor, la ha aconsejado y consolado en momentos de necesidad e incluso se ha sincerado sobre sus preocupaciones y ha sonreído honestamente para ella, dos cosas que jamás ha mostrado ni siquiera a Tenma o Yakumo.
angre y arena es una novela de Vicente Blasco Ibáñez publicada en 1908 e inspirada parcialmente en la vida del torero sevillano El Espartero, muerto por una cogida en la plaza de toros de Madrid en 1894. A Juan Gallardo, torero de España, la vida parece haberle sonreído.
Si los duques hubiesen dejado hacer a estos dos comandantes profesionales, el destino de la batalla de Azincourt podría haberles sonreído.
A menudo olvida quien es Squee, o incluso que tiene un hijo.Su padre, dolorosamente consciente de la existencia de Squee, odia al chico y nunca se olvida de mencionar que Squee es el culpable de "arruinar" su vida, afirmando que "no ha sonreído una sola vez desde que Squee nació".
La primera de ellas fue en la temporada 1983-84, en la que Larry conseguía vengar el título de NCAA que se le resistió con Indiana State tras vencer Boston por 4-3. Aquella serie añadió un nuevo robo a la historia de este apartado que tanto a sonreído a Boston a lo largo de su historia.
Dejando de lado interpretaciones a lo Brelich, que relacionaba sus dificultades con el habla con la castración o la disminución sexual o la relación entre la deformidad y el héroe que estudia el profesor de la Universidad de Trento Maurizio Giangiulio, tenemos una doble vertiente del Bato fundador: por un lado, asume el papel clásico de los héroes civilizadores como oikistés; por el otro, el del portador del miasma sin purificar, que es sonreído por los dioses.
Parece seguro que donde quiera que estuviere Walt Disney, dibujaría figuras de béisbol y habría sonreído, ya no solo contento sino también satisfecho, orgulloso.
Pasaban horas, y doña Débora no parecía. El que vino fue Damián, con sus libros bajo el brazo, siempre tan parejo y tan sonreído.
Usted se ha dignado sonreírme a mí, pecador... ¿Se da cuenta usted? Ha sonreído. A su lado, créame, me siento un muchacho, un «purrete».
Y sin que nadie lo notara, mientras yo daba el saque de pelota, con el rabo del ojo, lo veía y sentía cierta conmoción que oscilaba entre el disgusto y la ternura. Esta mañana cuando el bobo iba pasando a mi lado, me ha sonreído y su sonrisa me hizo sentir que sólo era para mí su saludo.
Si antes de la llegada de Brigaut, aquel Neraud, que podía reprocharse la muerte de la abuela, hubiera revelado este peligro mortal a la nieta, Petrilla habría sonreído; encontraba demasiada amargura en la vida para no sonreír a la muerte.