sonado


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con sonado: sonador, sonando

sonado, a

1. adj. Que es muy conocido o muy nombrado una fiesta sonada; ésta va a ser sonada. famoso
2. Que se divulga con mucho ruido y afán.
3. Que está chalado o no coordina bien las ideas. chiflado, loco
4. DEPORTES Se refiere al boxeador que tiene lesiones cerebrales por los golpes recibidos.

sonado, -da

 
adj. Famoso, que tiene fama.
Divulgado con mucho ruido y admiración.
Hacer una que sea sonada. fam. Promover un escándalo, dar que hablar.
Sinónimos

sonado

, sonada
Traducciones

sonado

ADJ
1. (= comentado) [éxito, noticia] → much talked-about; [escándalo, estafa] → notorious
ha sido un divorcio muy sonadotheir divorce has caused a great stir, it has been a much talked-about divorce
el escándalo fue muy sonadothe scandal was much talked about, it was a notorious scandal
hacer una que sea sonadato kick up a stink
2. (= chiflado) estar sonadoto be crazy (Boxeo) → to be punch drunk
Ejemplos ?
¡Algún vecino podía escuchar aquel sonido! ¡La hora del viejo había sonado! Lanzando un alarido, abrí del todo la linterna y me precipité en la habitación.
Hubiera querido marcharme ya; pero Micawber no lo consintió, porque todavía no había sonado la campana para la salida de los visitantes.
Después, solo tres veces ha sonado el nombre de Melgarejo: las tres en sentencias de muerte pronunciadas por consejos de guerra y revocadas por Belzu, que tres veces le salvó la vida.
En todo tiempo a las doce de la noche ha sido una hora misteriosa para los sencillos habitantes de aquella provincia; para muy pocos había sonado hallándose ellos fuera de su cama, viniendo a ser un acontecimiento extraordinario que formaba época en la vida el oír dar la solemne hora sin haber dormido.
Ninguna población europea ha admitido, a lo menos que yo sepa, disposiciones tan revolucionarias en sus consecuencias. La Cámara de los Comunes las ha votado, sin embargo, comprendiendo que habrá sonado la hora de las reformas radicales".
Entretanto Heredia había sido preso en la plaza de la Universidad por algunos transeuntes, que, viéndole correr después de haber sonado aquel tiro, lo tomaron por un malhechor.
Y veía alejarse con una mirada de odio y rencor a quienes lo habían socorrido, como si experimentara una intensa amargura, una larga envidia por saber que ellos sí eran felices, que ellos sí podían tener todo lo que se vendía y que eran capaces de combatir abiertamente en esa lid perruna por comprar lo deseado, seguros y confiados de sí mismos...o por lo menos así parecían. Habían sonado en el enorme reloj de la iglesia cercana las seis de la tarde.
En pocas palabras, habría considerado a este hombre el más fiable de todos para desempeñar aquel puesto, de no haber sido porque, mientras me estaba hablando, en un par de ocasiones perdió el color, se volvió hacia la campanilla cuando ésta no había sonado, abrió la puerta de la casa (que permanecía cerrada para aislarnos de la insalubre humedad) y miró hacia la luz roja que se encontraba junto a la boca del túnel.
Poco antes del último acto salí, corrí a la puerta que da sobre el atrio de San Ignacio, me saqué el paletot, golpeé fuerte, y cuando el viejo portero preguntó quién era, imité la voz del vicerrector; y una vez la puerta abierta, abatí la vela que el cerbero traía en la mano con un golpe de mi sobretodo, le eché una zancadilla que dio con él en tierra, y antes que volviera de la sorpresa, ya corría yo por esos claustros como una exhalación. Pero la hora había sonado para mí.
Pues bien: han sonado ya muchas campanadas en mi alma y en mi corazón, las dos manillas de ese reloj que ignora la marcha atrás, y hoy, con un pie en la mucha vida que he dejado atrás y el otro en la esperanza, comparezco ante ustedes para hablar con palabras de la palabra y discurrir, con buena voluntad y ya veremos si también con suerte, de la libertad y la literatura.
¡Pobre Bizkaya, si la Divina Justicia no hubiese envainado ya la espada con que tan duramente está castigando acaso tus pasadas culpas, y no hubiese sonado en la Providencia la hora de tu restauración!
Como había sonado la hora en que debía tener fin el encantamiento, la princesa despertó; y mirándole con tiernos ojos, le dijo: -¿Sois vos, príncipe mío?