Ejemplos ?
En la compañía montaron reconocidas óperas como "La Sonámbula", "Rigoletto", "Baile de Máscaras", "Don Pascual" y la zarzuela "El Juramento", las cuales se propusieron para presentar en una gira por América.
Estórias Abensonhadas (1994) Contos do Nascer da Terra (1997) Na Berma de Nenhuma Estrada (1999) O Fio das Missangas (2003) Terra Sonâmbula (1992). Traducido al español: Tierra sonámbula.
Recibe la noticia de la muerte de su familia. Lady Macbeth empieza a sufrir remordimientos: sonámbula, intenta lavar manchas de sangre imaginarias de sus manos.
Más adelante, en la escena primera del quinto acto, Lady Macbeth, sonámbula, ve en sus manos manchas de sangre que no consigue lavar, imagen con la que se muestran sus remordimientos por su responsabilidad en el asesinato de Duncan.
Rosi, 1998), y Alejandro Azzano (El secreto de los Andes, 1999). También escribió el guion de la película de 1998 La sonámbula, recuerdos del futuro, que dirigiría Fernando Spiner.
La presencia de la Llorona, o mejor dicho, de una mujer sonámbula a la que confunden con aquel espectro es común en los programas de televisión de Roberto Gómez Bolaños, Chespirito.
De súbito la sonámbula se estremeció, y su mano tembló entre las mías; sus labios se crisparon y exclamó con voz ronca: -¡Lorenza!
Yo creo que se hablaba a sí misma. La vi quitarse el chal y envolverse en él las manos con la agitación nerviosa de una sonámbula.
Estaba tan bella y tan pálida, tan fija en su abstracción, con una expresión tan completamente salvaje y como sonámbula, en un sueño de horror de no sé qué.
Me han quedado recuerdos de objetos y palabras de esta vida sonámbula, de los que no puedo defenderme y, a pesar de no haber salido nunca de mi parroquia, se diría al oírme que soy más bien un hombre que lo ha probado todo, y que, desengañado del mundo, ha entrado en religión queriendo terminar en el seno de Dios días tan agitados, que un humilde seminarista que ha envejecido en una ignorada casa de cura, en medio del bosque y sin ninguna relación con las cosas del siglo.
Una nube pesada y negra envolvió mi alma, y una voz sin eco y sin acento, la voz desconocida del presagio, habló dentro sonámbula.
En el final de "La Sonámbula" produjo un efecto notable al cantar: "¡Ah, non giunge uman pensiero, al contento ond 'io son pena." Al levantarse del piano, después de aquellos milagros de ejecución vocal, ocupó nuevamente su lugar a mi lado.