soletilla

soletilla

s. f. COCINA Bizcocho estrecho y alargado con forma de suela.
Ejemplos ?
En España: Bizcochos de Soletilla En Brasil: bolacha/biscoito champagne ("galletas de champán") En Francia son llamados Boudoirs or Biscuits à la cuillère (bizcocho a cuchara) por como se les daba forma y son originarios de la zona de Saboya.
En Rusia: Damskiye palchiki (dedos de dama) En el Reino Unido: "sponge-fingers", "boudoir biscuits", "baby biscuits", or "boudoir fingers" Turquía: kedi dili (lengua de gato) Sudáfrica: Boudoir biscuits En Eslovenia: bebi piškoti (galletas bebé) En Alemania: Löffelbiskuite ("spoon cookies/biscuits") En Bulgaria: Bishkoti Los bizcochos de soletilla, al igual que los savoiardi, se elaboran con una masa de bizcocho muy ligera, generalmente sin levadura, en la que se han montado las claras a punto de nieve para incorporar la mayor cantidad de aire posible.
El aspecto más habitual del bizcocho de soletilla es el que comercializa la industria repostera: muy alargado y con la cara superior cubierta con una fina capa de granos de azúcar.
En la repostería francesa estos bizcochos de soletilla son la base del pastel llamado Charlota, en el que se impregnan previamente con algún tipo de líquido.
os bizcochos de soletilla son una especie de galletas dulces, secas, ligeras, muy esponjosas, alargadas y con los extremos redondeados, con forma de dedo.
Por su consistencia seca, los bizcochos de soletilla absorben facílmente los líquidos sin deformarse por lo que son ideales para mojar.
Es el nombre con el que se suele denominar a estos pastelitos muy finos, de fabricación industrial fuera de Italia, conocidos también bajo su nombre en inglés, Lady Fingers (Dedos de Dama). Los bizcochos de soletilla en catalán se llaman melindros.
De esta forma, se tienen los churros en Madrid, los buñuelos y porras en Valencia, los bizcochos de soletilla y los sequillos en Barcelona y los picatostes y bolados en la cornisa cantábrica.
Se cree que su origen es una alteración del postre charlotte russe inventado por el chef francés Marie-Antoine Carême (1784-1833), quien lo nombró en honor de la cuñada del zar Alejandro I, ya que en ese momento trabajaba para él. Se trata de un postre frío hecho de bizcochos de soletilla en crema bávara, con los que se rellena un molde.
Se elabora forrando un molde de bordes altos con bizcochos de soletilla o genovesa, para moldear la línea exterior del pastel y proporcionarle su aspecto clásico.
El chocolate ha acompañado como bebida a otros dulces como bizcochos (en especial los de soletilla), picatostes, migas y por supuesto churros.