soldadesca

soldadesca

1. s. f. MILITAR Profesión y ejercicio de soldado.
2. MILITAR Conjunto de soldados.
3. MILITAR Tropa indisciplinada.
4. a la soldadesca loc. adv. MILITAR Al uso de los soldados.

soldadesca

 
f. mil. Ejercicio y profesión de soldado.
Conjunto de soldados.

soldadesca

(solða'ðeska)
sustantivo femenino
militar conjunto de soldados, a veces indisciplinados La soldadesca sale a divertirse.
Traducciones

soldadesca

SF
1. (= profesión) → military profession, military
2. (pey) (= soldados) → army rabble
Ejemplos ?
No atreviéndose a provocar una crisis financiera de amplitudes colosales, se convirtieron en guardianes de la riqueza amontonada en los bancos, defendieron a ese Capital --inhumano y egoísta-- que azuzaba y lanzaba contra ellos a la feroz soldadesca de Versalles.
En tanto, por las calles silenciosas, acaudillando armada soldadesca, entre infectos cadáveres, y vivos en que la estampa de la Parca impresa se mira ya, su abominable triunfo la restaurada inquisición pasea; con sacrílegos himnos los altares haciendo resonar, a su honda cueva desciende enhambrecida, y en las ansias de atormentados mártires se ceba.
¡Y jamás olvidaremos la impresión que nos produjo oír a los oficiales de João Francisco relatar entre grandes carcajadas, cómo se divertían los milicos haciendo probar a sus compañeros más zonzos carne asada de los dijuntos, o describir una macabra disparada de caballos del campamento arrastrando los cadáveres que habían servido de estacas a la soldadesca para mantener la soga!
Otras acendran, con el espíritu épico de la independencia amenazada, el carácter viril. Otras crían, en la guerra rapaz contra el vecino, la soldadesca que puede devorarlas.
¡Eso es ser grande! Se atrevió a ser magnánimo, sin miedo a que lo abandonase la soldadesca, que quería que fuese cruel. Su compañero Allende tuvo celos de él, y él le cedió el mando a Allende.
Cuando llegaron a punto varios nobles personajes, que tan feroz soldadesca obligan a reportarse, enseñándoles valientes a que respeten y acaten a la majestad augusta, que aunque vencida es muy grande.
Mire que a muchos patriotas Las lágrimas les saltaron. Más tarde la soldadesca A la plaza fué dentrando Y desde el fuerte a la iglesia Todo ese tiro ocupando.
Salió el gobierno a las once Con escolta de a caballo, Con gefes y comendantes Y otros muchos convidados, Doctores, escribinistas, Las justicias a otro lado, Detrás la oficialería Los latones culebreando. La soldadesca hizo cancha Y todos fueron pasando Hasta llegar a la iglesia.
Los cascos bandálicos fueron dejando en cada pisada el morbo de su conducta repulsiva y detractora: tras de la soldadesca se erguían nada más que casas esqueletizadas, sin techos, ventanas ni puertas, que daban la impresión yerma de nichos vacíos, donde dormían cadáveres de recuerdos de otrora.
Mas entre la soldadesca había dejado el maestre de campo muchos entusiastas apasionados, y tan luego como el licenciado Gasca regresó a España, quitaron una noche el ignominioso mármol.
Ocurrió frente a la fábrica de textiles de Río Blanco, durante la huelga de 1907, donde sesenta y cuatro hombres, seis mujeres y cuatro niños fueron muertos por la soldadesca de Díaz.
¿Dejas, Cristina, a esta flor, a este jardín de la soldadesca, y acomódaste con el muladar de un sotasacristán, pudiendo acomodarte con un sacristán entero, y aun con un canónigo?