solaz


También se encuentra en: Sinónimos.

solaz

(Del occitano ant. solatz < lat. solacium.)
1. s. m. Aquello que sirve para divertirse o relajarse fuera del trabajo la pesca es su solaz. asueto, esparcimiento
2. a solaz loc. adv. Con gusto y placer.
NOTA: En plural: solaces

solaz

 
m. Esparcimiento, alivio de los trabajos.
A solaz. Con gusto y placer.
Traducciones

solaz

SM (= descanso) → recreation, relaxation; (= consuelo) → solace

solaz

m. solace, comfort, rest from work.
Ejemplos ?
Tal vez al impulso fiero de este recuerdo fatal, hasta la fe en que naciste intentas abandonar: y triste y meditabundo, sin reposo y sin solaz, tu tristeza es tu alimento y tu esperanza la mar.
Como el mudar majar aviva el gusto, creo así que la historia que os presente cuanto más de una cosa a la otra venga, con más gusto y solaz os entretenga.
Era éste el real momento de solaz de los mensú, olvidándolo todo entre los anatemas de la lengua natal, sobrellevando con fatalismo indígena la suba siempre creciente de la provista, que alcanzaba entonces a cinco pesos por machete y ochenta centavos por kilo de galleta.
'A solaz de ese género he consagrado los dos últimos días, y dejo el libro para consignar, palpitantes aún, las variadas impresiones que su lectura me ha producido, y las observacio- nes, ligeramente críticas, que á los puntos de mi pluma han de acudir.
No desmaye usted en la labor, y que venga pron- to su cuarto volumen de Tradiciones á proporcionar horas de delicioso solaz á este su apreciador sincero y amigo afec- tísimo.
Su único solaz era una apacible tertulia por la tarde, al amor del brasero tachonado, enorme, en la tienda de la anticuaria conocida por «la Galana», donde se reunían otros aficionados, y hecha abstracción de la vida moderna y actual, se respiraba el polvo de varios siglos, más o menos remotos.
El mérito real, la virtud cierta, estaba lejos, mucho más lejos. Y estas amarguras de tener que despreciarse a sí misma, si no por mala, por poco buena, era el único solaz que podía permitirse.
Y descendieron ambos; delante, Paco, con serena actitud, y el Maroto contoneándose gallardamente, y diez minutos después volvían a penetrar ambos en la sala de juego, y una hora después se alejaba el caudillo de los del Altozano seguido de su temible guardia negra, sin que hubiera turbado la tranquilidad de los honrados padres de familia que pasaban allí el rato en tan edificante, solaz y honestísimo recreo.
Aquí las copio, para conocimiento y solaz del que leyere: «Las Engrovas, 1.º de enero »Mi distinguida amiga: No pensé empezar el año escribiendo a usted desde estas montañas, pero el hombre propone y las circunstancias -ya sabe usted que soy algo determinista- disponen.
Y cinco años eran transcurridos -repetimos- durante cuyos cinco años jamás había despegado sus labios el señor Pedro refiriéndose a la Topacio para nada que no fuese entonar un himno en su honor, cuando un día, día otoñal, fresco y luminoso, en que parecía reír el cielo azul, el espacio límpido y sereno, el sol ardiente y vivificador; en que alegres bandurrios de mozas y mozos cargados con los cestos de la merienda y la indispensable guitarra, acomodábanse acá y acullá en las desigualdades de los montes o en las hondonadas de los arroyos, para alegrar la vida con algunas horas de solaz y de esparcimiento, sentáronse ambos amigos al pie de uno de los árboles que sombrean la Carrera de Capuchinos, y -¿Qué tiées, que estás triste?
¿Detener quien podía los pasos del coloso invencible en la guerra, magnánimo en la paz? ¿Qué poder sobre humano guiaba al poderoso monarca de un imperio do reinaba solaz?
Mas ocurre que las gentes, unas por falta de cultura, otras por falta de poder reflexivo, otras porque no han tenido solaz, otras por falta de valor (ya veremos que también hace falta algún valor para pensar lealmente consigo mismo), no han podido ver claro, formularse claramente ese su íntimo hondo sentir.