solícito

(redireccionado de solícitas)
También se encuentra en: Sinónimos.

solícito, a

(Del lat. sollicitus < sollus, entero + citus, movido.)
1. adj. Que actúa con diligencia y cuidado, en especial para hacer una cosa que una persona pide o manda es muy solícito con sus jefes. atento, diligente
2. Que es cariñoso y amable sus hijos son muy solícitos con ella. afable

solícito, -ta

 
adj. Diligente, afanoso por servir o atender a una persona o cosa.
Sinónimos

solícito

, solícita
adjetivo
1 diligente, cuidadoso, afanoso, atento*, hacendoso, servicial.
Diligente alude principalmente a la ocupación material, a las gestiones y pasos necesarios para conseguir aquel fin. Es diligente el hombre activo y trabajador; para ser solícito, cuidadoso o afanoso se necesita además ser complaciente, afectuoso y social.
«Solícito, diligente. El primero de estos dos adjetivos explica la ocupación del ánimo, el cuidado, el esmero que ponemos en el acierto o brevedad del negocio o empresa en que estamos empeñados o interesados. El segundo explica la ocupación material, los pasos, los medios que empleamos con actividad para conseguir aquel fin. El pleiteante anda solícito porque el procurador anda diligente. Del criado se exige, por la misma razón, diligencia, y no solicitud
José López de la Huerta
2 fácil*.
Traducciones

solícito

solícito

solícito

ADJ (= diligente) → solicitous (por about, for) (= atento) → attentive; (= servicial) → obliging
Ejemplos ?
Si la hembra es receptiva al macho, puede darle un llamado y asumir posturas solícitas con las plumas de su cola paradas y sus alas caídas.
El cuartel superior izquierdo, en vez de representar leones y castillos como el de los nobles de España, representa un blasón muy propio de sus costumbres. La colmena de solícitas abejas, en donde depositan los panales frutos de un trabajo persistente y fecundo.
Muestran un comportamiento polígamo en el que el cuidado de las crías corre a cargo exclusivamente de las hembras, que por otra parte, suelen ser solícitas y devotas cuidadoras de sus crías.
Lagos tranquilos, surcados por embarcaciones diminutas, ofrecían los placeres del baño y del paseo, y en las barquillas remaban, en vez de hombres, simios amaestrados y esclavas de torso rudo, de gruesos labios rientes, forzudas y solícitas.