socio-

socio-

pref. Componente de palabra que significa social sociología; socioeconómico.
Ejemplos ?
Todas las actividades susceptibles de generar daños a los ecosistemas deben ser previamente acompañadas de estudios de impacto ambiental y socio cultural.
¿No había sido siempre fiel, dulce, enamorada, dócil, casta, buena, en fin? ¿Por qué su compañero, su socio en la familia, rompía secretamente el pacto?
Les corresponden, dentro de su jurisdicción, la coordinación y ejecución de los planes y programas socio-económicos regionales, así como la gestión de actividades y servicios inherentes al Estado, conforme a ley.
a tradición demo-liberal en América latina (siglo XIX) A diferencia de Europa, y en un contexto socio-económico distinto a Estados Unidos, la tradición demo-liberal en América Latina nació y se desarrolló estrechamente asociada al proceso de formación del estado y la cultura nacionales.
Subyace así, en la nueva propuesta, todo el cúmulo de aciertos detectados en enfoques anteriores, sobre todo, en el enfoque reciente, comunicativo y funcional, sólo que aplicado ahora a diferentes ámbitos de la sociedad actual, sobre todo, los que requiere de inmediato el alumnado para desarrollar mejor su educación: estudiar, comprender y valorar textos y relacionarse eficazmente con organismos socio culturales, según se abordan en los programas de preescolar (desde el campo formativo de Comunicación y Lenguaje) y los de Español en primaria y en secundaria que los articulan y promueven su graduado desarrollo.
Sin embargo, aunque demostrado el error de los cimientos de la escuela tradicional, y derruidos éstos y el edificio de la misma, aún en nuestros días, no ha sido posible desarmarlo debido a múltiples problemas de diversa índole, algunos insignificantes, pero poderosos: el burocrático; otros, como el socioeconómico-político, muy difícil de superar sin una verdadera revolución socio cultural.
Reconocimiento de la autodeterminación como el Derecho de las nacionalidades y pueblos que garantiza la educación como eje fundamental en la continuidad del desarrollo socio-económico, cultural y lingüístico.
Ahora bien; al igual que en el caso ya analizado, aquí, el cuñado y socio del doctor Varela omitió –con toda deliberación desde luego-fijar aunque fuera aproximadamente la fecha en que-según el anónimo-El Comercio del Plata había publicado contra el Presidente Oribe “dos días antes” del envío de su carta ultimátum.
Aunque en ningún caso se trataba de provocar transformaciones socio-económicas radicales, los liberales aparecían como los partidarios del progreso, de los cambios, en tanto los conservadores defendían el estatus quo, o como se decía en México, el retroceso.
En ella la “ch” revolotea en danzas y contradanzas de coliteraciones y aliteraciones que le dan aspecto de jitanjáforas, en la taxonomía de Alfonso Reyes, si se desconoce el significado de tales combinatorias nacidas de la energética lingüística liberada de la escuela, pero cuyo contenido manifiesta más que una jolgorosa confesión de pesados aires punk, una ingenua y hasta cándida alegría orgullosa de su socio-clase que le importa emes el grupo m y las engreídas discriminaciones que asustan a los ántropodefensores.
Los ideólogos de la reforma liberal devendrían ahora protagonistas de primera línea en la lucha política, aunque el liderazgo efectivo de las masas y la propia conducción del movimiento descansara a veces en las manos de la facción terrateniente-burguesa interesada en acelerar las transformaciones socio-económicas.
Los pueblos y sus lenguas se transforman de manera semejante. Forman un paralelo en su dinámica psico-socio-cultural. Según sus momentos históricos, toman los vocablos que más les interesan, desechan los que ya no son útiles o crean voces para llenar los huecos existentes debidos a necesidades expresivas de reciente aparición.