socarrón


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con socarrón: recua

socarrón, a

1. adj./ s. Se refiere a quien se comporta con socarronería, así como a sus palabras y actos su discurso fue bastante socarrón. burlón, guasón, irónico
2. Que es astuto y disimulado. ladino franco

socarrón, -rrona

 
adj.-s. Astuto, bellaco, disimulado.
Burlón, guasón (con significación intensiva).

socarrón, -rrona

(soka'ron, -rona)
abreviación
que se comporta con socarronería palabras socarronas

socarrón, -rrona


sustantivo masculino-femenino
serio persona que se comporta con socarronería ser un socarrón oportunista
Sinónimos

socarrón

, sona
adjetivo y sustantivo
2 burlón, guasón.
Socarrón es intensivo, y denota mayor malicia que burlón y guasón.
Traducciones

socarrón

spöttisch

socarrón

artful, crafty

socarrón

ADJ
1. (= irónico) [persona, comentario, tono] → sarcastic, ironical; [humor] → snide
2. (= astuto) → crafty, cunning, sly
Ejemplos ?
Dichos. SANTARÉN ¿Compran peines, alfileres?... POLONIA Todo nos sucede bien. ¡Ah, socarrón Santarén! SANTARÉN ¿Es Polonia? POLONIA Sí.
El curita, que era un socarrón de encargo, empezó por endulzar al sacristán con un par de cañitas de manzanilla y unas copas del tinto de Rota, y luego lo hizo firmar un contrato con arreglo al cual el párroco le pagaría semanalmente seis reales vellón por cada repique, pero en cambio el campanero pagaría al cura dos reales vellón por cada doble.
¡vivan las cadenas!»), y el monarca con aire socarrón les contestaba: «¿queréis cadenas, hijitos?, pues tranquilizaos, que se os complacerá pedir de boca», el nombre de doña Rosa Campusano figuró en el registro secreto del Santo Oficio de Lima por lectora de Eloísa y Abelardo y de libritos pornográficos.
Arranques de piedad en todo duelo; lujo de cortesana gentileza; contra follones, varonil fiereza; de honrosos lances insaciable anhelo. Socarrón, el criado, le acompaña, sobre enjalma de mísero borrico, sólo por el botín de la campaña; y olvida el manteamiento y cierra el pico, porque su burdo cálculo le engaña con Baratarias que han de hacerle rico.
Si lo decís por la Camacha, ya ella pagó su pecado, y está donde Dios se sabe; si lo decís por mí, chacorrero, ni yo soy ni he sido hechicera en mi vida; y si he tenido fama de haberlo sido, merced a los testigos falsos, y a la ley del encaje, y al juez arrojadizo y mal informado, ya sabe todo el mundo la vida que hago en penitencia, no de los hechizos que no hice, sino de otros muchos pecados: otros que como pecadora he cometido. Así que, socarrón tamborilero, salid del hospital: si no, por vida de mi santiguada que os haga salir más que de paso .
Ya se te acabó el Perú». Añaden los maldicientes que el socarrón virrey cogió un carboncillo y escribió debajo: :::«¡Jih! ¡Jih!
-Tal creo -dijo D. Fermín, sonriendo muy contento y algo socarrón-; y como no la tenemos, mal podemos perderla. Por eso, si viviera el cura aquel de mi parroquia, le demostraría que yo no puedo perder nada.
El plumario, que era mozo muy gran socarrón y amigo de donaires, díjose para el cuello de su camisa: «Al fin ha arriado bandera esta prójima y quiere parlamentar.
Atemos cabos, se dijeron los oidores, y tejamos cáñamo para la horca; pues importa un ardite que el redomado y socarrón barbero permanezca reacio en negar, aun en el tormento, su participación en el crimen.
Pero Quiroga, que era un tanto avisado y socarrón, decía para su capa: «¿A qué vendrán tantas fiestas?» Llegó el día en que su excelencia tuvo que emprender viaje de regreso a Lima; y al despedirse del minero, le dio estrechísimo abrazo, diciéndole: -Sólo la amistad de vuesa merced me ha hecho grata la residencia en Potosí; que mi cariño por vuesa merced es de deudo y no de amigo.
Salió Mister Gladys con su oso; bailó éste acompasado y socarrón, pirueteó el mono, se golpeó varias veces el payaso y, por fin, el público exclamó al terminar el segundo entreacto: –¡El Vuelo de los Cóndores!
Emer, más asustada que la misma misia Jesusa, hizo varias veces ademán de hablar al comisario, que, entre galante y socarrón, le dijo sonriendo: -Vaya, moza, no haga tanto aspaviento, que de esta hecha se acabaron los fantasmas.