sobrenatural

(redireccionado de sobrenaturales)
También se encuentra en: Sinónimos.

sobrenatural

1. adj. Que no tiene respuesta según las leyes de la naturaleza fenómenos sobrenaturales. natural
2. RELIGIÓN Que tiene relación con las creencias religiosas o con la existencia del alma después de la muerte vida sobrenatural.

sobrenatural

 
adj. Que excede los términos de la naturaleza.

sobrenatural

(soβɾenatu'ɾal)
abreviación
terrenal que no puede explicarse por las leyes de la naturaleza un ser sobrenatural
Traducciones

sobrenatural

nadpřirozený

sobrenatural

overnaturlig

sobrenatural

übernatürlich

sobrenatural

yliluonnollinen

sobrenatural

surnaturel

sobrenatural

natprirodan

sobrenatural

超自然の

sobrenatural

초자연의

sobrenatural

bovennatuurlijk

sobrenatural

overnaturlig

sobrenatural

nadprzyrodzony

sobrenatural

sobrenatural

sobrenatural

övernaturlig

sobrenatural

เหนือธรรมชาติ

sobrenatural

doğaüstü

sobrenatural

siêu tự nhiên

sobrenatural

超自然的, 超自然

sobrenatural

Свръхестествено

sobrenatural

超自然

sobrenatural

ADJ
1. (= inexplicable) → supernatural
lo sobrenaturalthe supernatural
ciencias sobrenaturalesoccult sciences
vida sobrenaturallife after death
2. (= misterioso) → weird, unearthly
Ejemplos ?
Después de la muerte de Stalin el Comité Central del Partido comenzó a estudiar la forma de explicar, de modo conciso y consistente, el hecho de que no es permitido y de que es ajeno al espíritu del marxismo-leninismo elevar a una persona hasta transformarla en superhombre, dotado de características sobrenaturales semejantes a las de un dios.
Era una monstruosa constelación de luces sobrenaturales, como un enjambre de luciérnagas necrófagas bailando una infernal zarabanda sobre una ciénaga maldita; y su color era el mismo que Ammi había llegado a reconocer y a temer.
Sólo la fe sencilla de los bongueros podía ser esperanza de ayuda, aunque fuese la misma ruda fe que los hacía atribuirle poderes sobrenaturales al siniestro Brujeador .
Y fue así como, en un rincón del restaurante de, me contó, entre conversación y conversación, los cuatro relatos de la serie sobre seres sobrenaturales que figuran en esta recopilación, y muchos cuentos cómicos y legendarios.
Belleforest detiene aquí su singular historia y termina con estas palabras: – Esta aventura, anotada, comentada e ilustrada, constituyó durante mucho tiempo la comidilla de la buena sociedad y de las clases populares, siempre ávidas de narraciones extrañas y sobrenaturales; pero incluso hoy es un buen relato para distraer a los niños al amor de la lumbre, aunque no debe ser tomado a la ligera por personas serias y de buen juicio.
En las nubes, en el aire, en el fondo de los bosques, en las grietas de las peñas imaginaba percibir formas o escuchar sonidos misteriosos, formas de seres sobrenaturales, palabras inteligibles que no podía comprender.
Parte del ataúd, la de los pies, la mojaba fina lluvia que caía; ¡siempre la humedad! Vi bajar, es decir, sentí por los medios sobrenaturales de que disponía, bajar a los señores del duelo.
Constanza conoció el efecto que su burla había producido en el enamorado joven; pero deseando apurar su paciencia hasta lo último, tornó a decir en el mismo tono: ¿y si al dispararle te saluda con alguna risa del género de la que oyó Esteban, o se te ríe en la nariz, y al escuchar sus sobrenaturales carcajadas se te cae la ballesta de las manos, y antes de reponerte del susto ya ha desaparecido la corza blanca más ligera que un relámpago?.
Poco a poco fue perdiendo Teresa el miedo a todas las cosas naturales y sobrenaturales, pero, aun siendo mayor, siguió ignorando que los cocos habían sido sus hermanos.
Nó puede dudarse, es verdad, que, en orden a salvar almas, prevalecen los medios sobrenaturales de la virtud sobre los de la ciencia; pero también es cierto que quien no esté provisto de un buen caudal de doctrina se encontrará muchas veces deficiente para desempeñar con fruto su ministerio.
La corona de oro, que llevaba en la cabeza, despedía llamas sobrenaturales que todo lo devoraban, y los sutiles vestidos, presente de tus hijos, se cebaban en las blancas carnes de la desventurada.
Cuando puse los pies en el salón de consulta de Rivington, todas las impresiones de las últimas dos semanas refluían a mi memoria y olvidado de los detalles de la vida real, se movía mi espíritu en un ambiente de etéreas delicadezas y sobrenaturales y deliciosos sentimientos producidos por la contemplación incesante de los cuadros y la lectura de los versos de Rossetti.