sobrenatural


También se encuentra en: Sinónimos.

sobrenatural

1. adj. Que no tiene respuesta según las leyes de la naturaleza fenómenos sobrenaturales. natural
2. RELIGIÓN Que tiene relación con las creencias religiosas o con la existencia del alma después de la muerte vida sobrenatural.

sobrenatural

 
adj. Que excede los términos de la naturaleza.

sobrenatural

(soβɾenatu'ɾal)
abreviación
terrenal que no puede explicarse por las leyes de la naturaleza un ser sobrenatural
Traducciones

sobrenatural

nadpřirozený

sobrenatural

overnaturlig

sobrenatural

übernatürlich

sobrenatural

yliluonnollinen

sobrenatural

surnaturel

sobrenatural

natprirodan

sobrenatural

超自然の

sobrenatural

초자연의

sobrenatural

bovennatuurlijk

sobrenatural

overnaturlig

sobrenatural

nadprzyrodzony

sobrenatural

sobrenatural

sobrenatural

övernaturlig

sobrenatural

เหนือธรรมชาติ

sobrenatural

doğaüstü

sobrenatural

siêu tự nhiên

sobrenatural

超自然的, 超自然

sobrenatural

Свръхестествено

sobrenatural

超自然

sobrenatural

ADJ
1. (= inexplicable) → supernatural
lo sobrenaturalthe supernatural
ciencias sobrenaturalesoccult sciences
vida sobrenaturallife after death
2. (= misterioso) → weird, unearthly
Ejemplos ?
lla era hermosa, hermosa con esa hermosura que inspira el vértigo, hermosa con esa hermosura que no se parece en nada a la que soñamos en los ángeles y que, sin embargo, es sobrenatural; hermosura diabólica, que tal vez presta el demonio a algunos seres para hacerlos sus instrumentos en la tierra.
Algunas almas sencillas creyeron que esa catástrofe se verificaría durante la sesión del día 26, como una protesta, sobrenatural contra las blasfemias de un par de ciudadanos libres, que, «en uso de su derecho», trataban de descatolizar al pueblo español; por lo menos, esperaron que al día siguiente amanecería montón de escombros lo que anocheció ostentoso palacio.
Con carácter tan extraordinario, con fuerzas que le duraron mucho más de lo que comúnmente duran en los hombres, y con la fortuna de no haber asistido a más derrota, que a la de Saxsahuamán en sesenta y cinco años que en Europa y América vivió llevando vida militar, no es extraño que se hayan referido de él cosas fabulosas, ni que sus soldados, considerándole como a un ser sobrenatural, lo llamasen el Demonio de los Andes.
Después, cosa sobrenatural, los asistentes contemplaron la cabeza de don Juan tan joven y tan bella como la de Antínoo; una cabeza con cabellos negros, ojos brillantes, boca bermeja y que se agitaba de forma escalofriante, sin poder mover el esqueleto al que pertenecía.
Además, me venía a la memoria lo que el padre Serapion me acababa de decir de los artificios del diablo: lo extraño de la aventura, la belleza sobrenatural de Clarimonda, el destello fosforescente de sus ojos, la ardiente huella de su mano, la turbación en que me había hundido, el cambio repentino que se había operado en mí, mi piedad desvanecida en un instante; todo ello demostraba claramente la presencia del diablo, y la mano satinada no era sino el guante con que cubría sus garras.
Ningún cazador osó enfrentarse al monstruo, sabiendo que sus balas no habrían podido alcanzar un ser sobrenatural, y mientras tanto en los siguientes años la bestia asoló el país.
Precisamente por entonces se hallaban las mentes orientadas hacia lo sobrenatural, pues hacía poco tiempo que a todos intrigaban los experimentos sobre los efectos del magnetismo.
Sin hablar ya de que resulta verdaderamente extraña la separación sobrenatural de la nariz y su aparición en distintos lugares bajo el aspecto de consejero de Estado.
Esta cosa es la lealtad monárquica, de que en breve hablaremos. Se hace del monarquismo un dogma sobrenatural indiscutible, rígido.
Era rotundamente incapaz de aceptar la idea de que un principio tan sobrenatural y misterioso pudiera conducir a un final tan descabellado y prosaico.
Sara, a quien parecía guiar un sobrenatural presentimiento, al llegar al punto que le había señalado su conductor, vaciló algunos instantes, indecisa acerca del camino que debía seguir; pero, por último, se dirigió con paso firme y resuelto hacia las abandonadas ruinas de la iglesia.
Ya la presea estaba en su poder; sus dedos crispados la oprimían con una fuerza sobrenatural; sólo restaba huir, huir con ella; pero para esto era preciso abrir los ojos, y Pedro tenía miedo de ver, de ver la imagen, de ver los reyes de las sepulturas, los demonios de las cornisas, los endriagos de los capiteles, las fajas de sombras y los rayos de luz que, semejantes a blancos y gigantescos fantasmas, se movían lentamente en el fondo de las naves, pobladas de rumores temerosos y extraños.