Ejemplos ?
-Sépase usted, mi amigo -continuaba don Pablo-, que está usted hablando nada menos que con el príncipe heredero del trono de Camaná; pero estos pícaros zambos de los Roseles (que así calificaba a su parentela) me robaron chiquito de palacio, sobornando a las damas de honor, azafatas y meninas de mi madre la reina, y me trajeron a Arequipa.
60 y hallando que es otro amor, aunque yo no sé de quién, sintiendo más que el desdén que otro gozase el favor —que como este fiero engaño es envidioso veneno, se siente el provecho ajeno mucho más que el propio daño—; sobornando —¡oh vil costumbre que así la razón estraga, ........
De Rómulo, vean lo que dice la lisonjera fábula, que fue recibido y canonizado por Dios en el Cielo, y asimismo, observen lo que algunos escritores romanos dijeron, que por su ferocidad le hicieron pedazos en el Senado, sobornando con crecidos dones a Julio Próculo para que dijese se le había aparecido y mandado que dijese al pueblo romano le admitiese en el número de los dioses...
Se teme que éstos obtengan monopolios en los contratos de construcción intimidando a los competidores y sobornando a las autoridades locales para que sobrecarguen el presupuesto y así obtener cuantiosos beneficios.
Aunque muchos anteriores emperadores se habían garantizado su puesto sobornando a los integrantes de la Guardia Pretoriana el proceso de subasta del trono de uno de los imperios más poderosos del mundo era tan escandaloso para sus contemporáneos que resultaba totalmente ofensivo.
Samuel Galton Jr., fabricante, cuáquero y miembro de la Sociedad Lunar, tan sólo pudo salvar su casa sobornando a los alborotadores con ale y con dinero.
En 1921, descepcionado por el gobierno que se hizo en Guatemala luego del derrocamiento de Manuel Estrada Cabrera en 1920, el escultor Rafael Yela Gúnther emigró a México, en donde tuvo su primer contacto con el Arte maya y el Arte azteca a través de Manuel Gamio, con quien colaboró en Teotihuacán, en donde Yela Gúnther trabajó en diversas tareas y se dedicó al gran proyecto del Auditorio, de producir los murales que decorarían el museo reordenado y de realizar la escultura del «Tríptico de la Raza»; En 1926, Gamio se vio obligado a salir de México por serias acusaciones de que estaba sobornando a sus superiores...
Fue acusado de solicitar servicios de prostitución, incitación al libertinaje y la producción de imágenes obscenas, porque había pintado a varias mujeres locales desnudas. Sobornando a funcionarios, logró comprar su libertad y escapó a Gambia.
Durante la investigación se descubrió que las tres hermanas cometieron múltiples asesinatos y que se mantenían a salvo sobornando a la policía y a las autoridades.
Sin embargo Fulberto difundió la noticia y Abelardo envió a Eloísa al monasterio de Argenteuil. Fulberto consiguió entonces sobornando a un criado entrar con algunos servidores en el cuarto de Abelardo y lo castraron.
Solozo intenta rematar al Don en el hospital donde estaba internado sobornando al Capitán McCluskey para que sacara a los agentes que tenía allí, sin embargo Michael Corleone va a visitar a su padre a altas horas y descubre y desbarata la trampa.
Vladimiro Montesinos, quien había sido asesor político de Alberto Fujimori y era quien controlaba la inteligencia y seguridad nacional durante el gobierno de este último, apareció en unas grabaciones de video (conocidas luego como Vladivideos) en las cuales se le veía sobornando a un parlamentario de la oposición y que, al hacerse públicas, desataron una grave crisis política que obligó al propio Fujimori a huir a Japón y a enviar su renuncia a la presidencia del Perú -via fax- desde allí.