soñar

(redireccionado de soñada)
También se encuentra en: Sinónimos.

soñar

1. v. tr. e intr. Percibir o imaginar cosas que parecen reales, mientras se duerme ayer soñé con una amiga de la infancia.
2. Representarse en la mente como posibles o ciertas cosas que no lo son. fantasear, imaginar
3. v. intr. Desear una cosa con vehemencia mi hermano pequeño sueña con una moto; siempre soñé con un viaje a las Seychelles. anhelar, ansiar
4. ¡ni soñarlo! Indica que una cosa desagrada o no se acepta, o que es irrealizable ¿te vas de viaje? Ni lo sueñes.
5. soñar a una persona coloquial Temer a una persona era tan brusco que hasta sus hijos le soñaban.
6. soñar despierto Estar una persona distraída o esperar cosas improbables o difíciles siempre está en las nubes, soñando despierto.
NOTA: Se conjuga como: contar

soñar

 
tr.-intr. Representar en la fantasía [cosas o sucesos] durante el sueño.
tr. fig.Discurrir fantásticamente; dar por cierto lo que no lo es.
intr. fig.Anhelar persistentemente una cosa.
Ni soñarlo. fig. y fam. Denota estar lejos de una especie.
Soñar despierto. Soñar (discurrir).

soñar

(so'ɲaɾ)
verbo transitivo-intransitivo
1. imaginar acciones y eventos percibidos como reales al dormir Soñé que me ahogaba en un lago.
2. fantasear con cosas deseables que es muy poco posible que sucedan Debes dejar de soñar despierto.

soñar


verbo intransitivo
desear una cosa con mucha intensidad o por mucho tiempo Siempre soñé con convertirme en actriz.
expresión usada para negar terminantemente una cosa o la posibilidad de que suceda Crees que voy a prestarte mi automóvil, pues ni lo sueñes.
Sinónimos

soñar

transitivo
2 fantasear, hacerse ilusiones, imaginar*.
Traducciones

soñar

dream, to dream

soñar

мечтая, сънувам

soñar

träumen

soñar

sonĝi

soñar

rêver, songer

soñar

לחלום

soñar

álmodik

soñar

dromen

soñar

sonhar

soñar

sanjati

soñar

mít sen

soñar

drømme

soñar

uneksia

soñar

sanjati

soñar

夢を見る

soñar

꿈꾸다

soñar

drømme

soñar

wyśnić

soñar

drömma

soñar

ฝัน

soñar

soñar

梦想

soñar

A. VT
1. (durmiendo)
1.1. [+ ensueño] → to dream
no recuerdo lo que soñé anocheI can't remember what I dreamed about last night
soñé que me había perdido en la selvaI dreamed that I had got lost in the jungle
1.2. (LAm) [+ persona] → to dream about
te soñé anocheI dreamed about you last night
2. (= imaginar) → to dream
han ganado más dinero del que jamás habían soñadothey have won more money than they ever dreamed of o dreamed possible
nunca lo hubiera soñadoI'd never have dreamed it
¡ni soñarlo! ¿ir en avión? yo eso ¡ni soñarlo!me go by plane? no chance!
-¿me compras un abrigo de visón? -¡ni lo sueñes!"will you buy me a mink coat?" - "in your dreams!" o "dream on!"
que ni soñado fue un montaje teatral que ni soñadothe staging of the play was out of this world
me va que ni soñadoit suits me a treat
B. VI
1. (durmiendo) → to dream
soñar con algoto dream about sth
anoche soñé contigoI dreamed o I had a dream about you last night
"que sueñes con los angelitos""sweet dreams"
soñar en voz altato talk in one's sleep
2. (= fantasear) → to dream
deja ya de soñar y ponte a trabajarstop daydreaming o dreaming and get on with some work
soñar con algoto dream of sth
soñaban con la victoriathey dreamed of victory
soñaba con una lavadorashe dreamed of (one day) having a washing machine
soñar con hacer algoto dream of doing sth
sueña con ser cantanteshe dreams of being a singer
no podemos ni soñar con comprarnos un cochewe can't even think of buying a car
soñar despiertoto daydream

soñar

vt, vi to dream; — con to dream of o about; — despierto to daydream
Ejemplos ?
A un mismo tiempo, sin poder valernos los unos a los otros, caeríamos como enjambres de moscas; no se oiría ni la queja. Ante la catástrofe, se establecería la absoluta igualdad, vanamente soñada desde el origen de la especie.
El hacha se hincó profundamente en su corazón; el árbol se derrumbó con un suspiro, experimentando un dolor y un desmayo que no lo dejaron pensar en la soñada felicidad.
Es la justicia soñada por la especie humana desde que aparecieron entre los pueblos estos tres bandidos: El que dijo: esto es mío; el que gritó: ¡Obedecedme!
¿Loca? ¡Qué me importaba! Yo iba en busca de la soñada revelación, de la aventurera anhelada. Los de la serenata se alejaban. La claridad de los faroles de la plaza llegaba escasamente.
Las palomas revolotean su blancura por el campanario cercano. Lo ansiado se aproxima. El reloj toca la hora soñada. Se oyen gritos, exclamaciones, euforia.
Menos que en cualquier previo reajuste de las relaciones de propiedad, la general igualación de la propiedad en la Revolución podría llamarse una negación del derecho de propiedad. Justamente al contrario, era la afirmación y reivindicación de ese derecho, a una escala nunca antes soñada.
Sin duda, el que nosotros caminamos con la conciencia de nuestros propios estragos, en tanto que ellos obraban a impulsos de un brutal instinto; eran esclavos de sus preocupaciones, y sumían a los pueblos bajo el beso de la más cruel tiranía; nosotros, emancipados, nos asfixiamos entre el tumulto de una libertad mal entendida, y con la disculpa de una felicidad soñada corremos todos en tropel; salta el fuerte sobre el débil, oprime el poderoso al miserable, y, lejos de equilibrarse las categorías, sepáranse cada vez más.
Cierto, para la emancipación integral soñada por la anarquía, eso no vale mucho; pero en relación al estado económico de las naciones y al desarrollo mental de los obreros, significa muchísimo: es un gran salto hacia adelante en un terreno donde no se puede caminar ni a rastras.
Todo sentimiento profundo y verdadero es como una voz de lo alto, que nos hace comprender claramente nuestros deberes y nos conduce a cumplirlos cual leyes inviolables; sin desfallecer, sin vacilar, no mirándolos como destructores de nuestra soñada felicidad, sino como piedra de toque en que se ensayan y demuestran los quilates de nuestra virtud.
Pero al pensar en los cantos que el deleite seductor les murmuró en los oídos en soñada predicción, doblan al suelo la frente con incrédulo dolor, diciendo al ir su camino: ¡Mentira!
Desde 1848 ha tenido lugar en estos países un desarrollo inaudito de la industria y una expansión ni siquiera soñada de las exportaciones y de las importaciones.
Había de todo: la muñeca soñada por una niña pobre, el caballo de cartón que deseaba un pequeñuelo, el vestido de seda para otra muchacha, los dulces para un goloso, las armas para un futuro militar...