sinapismo

(redireccionado de sinapismos)
Búsquedas relacionadas con sinapismos: cataplasma

sinapismo

(Del lat. sinapismus < gr. sinapismos.)
1. s. m. FARMACIA Cataplasma o emplasto hecho con polvo de la semilla de la mostaza negra.
2. coloquial Carácter de la persona o cosa que molesta o exaspera.

sinapismo

 
m. med. Tópico hecho con polvo de mostaza.
fig. y fam.Persona o cosa que molesta o exaspera.
Traducciones

sinapismo

senapismo

sinapismo

SM
1. (Med) → mustard plaster
hay que ponerle un sinapismohe needs gingering up
2. (= persona) (aburrido) → bore; (fastidioso) → nuisance, pest
Ejemplos ?
Tenía que poner sanguijuelas a un fraile, sinapismos a una damisela, sacar un raigón a la mujer del corregidor, afeitar a un cabildante, hacer la corona a un monago y cortar las trenzas a una muchacha mal inclinada.
Cuando llegó el médico se imaginó al pronto que aún vivía, habló de sangrarle, de ponerle sinapismos, pero pronto pudo convencerse de la triste verdad.
Carlos lo siguió. Está muy mal, ¿verdad? ¿Si le pusiéramos unos sinapismos?, ¡qué sé yo! ¡Encuentre algo, usted que ha salvado a tantos!
Abandonó a todos sus enfermos; ya no se acostaba, estaba continuamente tomándole el pulso, poniéndole sinapismos, compresas de agua fría.
Todos querían llevar cuenta con las horas de tomar medicinas y con las clases y porciones de estas. Tocaron a poner sinapismos en las pantorrillas...
Orígenes de la imprenta filipina, 1911. La tristeza errante, novela, 1903. Frailes y clérigos, 1890. Sinapismos, 1890. El periodismo filipino, 1895.
La mostaza se denominaba en el castellano clásico como jenabe, que a su vez proviene del latín sinapi, y éste del griego con el mismo nombre, de aquí proviene la palabra sinapismos que son las cataplasmas de mostaza aplicadas al pecho como remedio natural de catarros y otras afecciones pulmonares.
Dos veces por día se hacía una enema con corteza de quina roja disuelta en agua y se aplicaban sinapismos (medicamentos externos con polvo de mostaza).
Cuando la sintió ponerle los sinapismos, advirtió, en la suavidad y calma con que la angulosa dama le movía el cuerpo y la ropa de la cama, algo así como un tierno recuerdo de la lejana infancia; pensó en la madre que había perdido muy pronto.
Pasada la risa, nos entró el arranque humanitario. -Doctor, ¿caldo y vino? Doctor, ¿unos sinapismos? Doctor, ¿a veces un baño de pies...?