Ejemplos ?
La decadencia se manifiesta palpablemente en la crisis espantosa que sufren todos los países en donde gobiernan los ricos. Hay 30 millones de hombres sin trabajo, sin pan y sin techo, condenados a ser mendigos con sus familiares.
¿De qué servía la maquinaria mediante la cual un granjero americano podía producir diez veces más comida que su abuelo, cuando había más casos de muertes por hambre y una proporción mayor de gente semi-alimentada y mal alimentada en el país que nunca antes, y hordas de sin techo, desesperados vagabundos cruzando el país, mendigando pan en cada puerta?
Horas negras ¿Ve aqueyas paredes De adobe, sin techo, Que al láo de un ombudo Lucen ayá lejos! ¿Las vido? Pues sepa Que aqueyo jué un tiempo Nidito de amores De este gáucho viejo.
En las rutas, durante las noches de invierno, sin techo, sin ropas, sin pan, una voz me estrujaba el corazón helado: "Flaqueza o fuerza: ya está, es la fuerza.
Siguiendo la tradición de su familia (su padre, Enrico, y su hermano mayor Bruno, ya eran músicos, además de ebanistas), cuando la familia se instaló en la Argentina, en 1928, escapando a una Segunda Guerra Mundial que estaba preanunciada ya en el Norte de Italia, fueron a vivir al barrio de Saavedra, en las afueras de la ciudad. La muy conocida inundación que sufrió Buenos Aires en 1930 dejó a la familia Bragato sin techo ni piano.
Según el estudio "Personas sin Techo en Madrid" de Pedro Cabrera y Mª José Rubio, profesores de sociología de la Universidad Pontificia de Comillas: el 82 por ciento son varones; la edad media de quienes viven sin techo está en torno a los 41 años: 33 años, en el caso de quienes tienen alguna farmacodependencia; 48 años, en el caso de quienes padecen alguna enfermos mentales crónicos que viven sin techo; el 28 por ciento de quienes viven en la calle son mujeres y, entre ellas, son relativamente numerosas las ancianas mayores de 65 años; el 80 por ciento de quienes viven en las calles de Madrid son españoles.
Los datos son similares a los de otros estudios realizados en jóvenes sin hogar (Manolo Romero et al., 2002). Farmacodependencia: La adicción a sustancias puede ser causa pero también puede ser consecuencia de la vida sin techo.
Su capacidad de articulación volvió realidad el XXXVI Congreso Eucarístico Internacional, en 1955, en Río de Janeiro. En 1956, fundó la Cruzada São Sebastião, con el objetivo de dar viviendas decentes a los favelados y sin techo.
La pronunciación ruv viene de que es japonesa, y no pronuncia bien la palabra love.; Schadenfreude: A una de las marionetas, Nicky, la han dejado sin techo, y se encuentra con el superintendete Gary Coleman, que se burla de él.
Los registros señalan que en este terremoto fallecieron alrededor de 40 personas, pero las pérdidas materiales fueron las más cuantiosas, ya que prácticamente toda la población quedó sin techo.
Al igual que la mayoría de los teatros de la época (a excepción del Blackfriars que estaba cubierto) el The Globe era una construcción sin techo para la parte del proscenio, lo cual impedía las presentaciones los días lluviosos, por esta razón, y a causa del frío del invierno, el teatro solo funcionaba durante el verano (de Mayo a Octubre) mientras durara la luz del día.
na persona sin hogar, indigente, sin techo o sintecho (o, en términos que se consideran menos discriminadores y más políticamente correctos, persona sin techo o persona en situación de calle o persona sin domicilio fijo o persona sin domicilio bien establecido o persona sin domicilio permanente) es aquella persona, menor o adulto y de cualquiera de ambos sexos, que carece de un lugar permanente para residir y se ve obligada a vivir a la intemperie, ya sea en la calle, en los portales de viviendas o temporalmente en albergues, a causa de una ruptura encadenada, brusca y traumática de sus lazos familiares, sociales y laborales.