Ejemplos ?
Con la invasión árabe, los verdiales siguieron su curso normal de vida en los montes y campos de Málaga, ya que "a los nuevos administradores de los territorios ocupados sólo les interesó el aspecto tributario y militar de la cuestión, lo que cantaran o creyeran los hispanos de entonces les traía sin cuidado, hasta ahí llegó la tolerancia", según el académico José Ruiz Sánchez.
Es frecuente que esta muera en arrollada en las carreteras o electrocutado en las líneas eléctricas, o envenenados después de cazar y comer gorriones o ratones, ratas o conejos que han ingerido carnada. El cuervo australiano puede levarse polluelos dejados sin cuidado en el nido.
Pero ambos comparten la precariedad de su modo de producción, la fe ciega en sus esperpentos cinematográficos, y sus seguidores de hoy los consideran “directores de culto”. A Juan Orol, la verosimilitud lo tenía sin cuidado.
La serie comienza en el momento en que Lindsay empieza su transformación de brillante estudiante con intachable expediente académico especialmente en matemáticas y chica responsable a adolescente que empieza a alternar con chicos problemáticos a los que los estudios prácticamente les traen sin cuidado.
Impulsiva, escéptica y resentida, es el personaje principal de la tira cómica que lleva su vida deambulando sin cuidado y que critica casi a toda la gente que conoce.
Tenía un gran sello negro, con el monograma de D, muy visible, y el sobre escrito y dirigido al mismo ministro revelaba una letra menuda y femenina. Había sido arrojada sin cuidado alguno, y hasta desdeñosamente, parecía, en una de las divisiones superiores del tarjetero.
110 visto es que ha de aborrecer a quien tal daño le ha hecho. Aquesto que te he contado, Celia, tengo que esperar; mira ¿cómo puedo entrar a acostarme sin cuidado?
A Dostoyevski le trae ésta sin cuidado, porque es una cosa del mundo exterior y a él sólo le importa el mundo exclusivamente poético que va a suscitarse dentro de la novela.
Sus abusos me traen sin cuidado para los efectos de la nueva orientación política que busco y de que hoy os ofrezco, como la previa cuadrícula, la pauta de conceptos generales donde habrá de irse encontrando en sus detalles.
Bebe don Juan sin cuidado, que el vino jamás le altera; bebe don Gonzalo poco, mas se turba su cabeza, y su mano hondos secretos sin rebozo manifiesta, que el daño de los licores por la alegría comienza.
Pero, con todo eso, yo haré lo que me mandas, y sabré, si es que es posible, qué es lo que este señor paje poeta quiere, dónde va, o qué es lo que busca; que podría ser que por algún hilo que sin cuidado muestre, sacase yo todo el ovillo con que temo viene a enredarme.
Y puede ocurrir también que lo venda muy ventajosamente, en comparación con el salario del tejedor. Al tejedor todo esto le tiene sin cuidado.