Simón

(redireccionado de simones)

simón

(De coche de don Simón, nombre que hace referencia a un alquilador de coches madrileño.)
s. m. Antiguo coche de caballos de alquiler.

Simón (Šim'ōn)

 
Nombre del príncipe de los apóstoles, Pedro.
Traducciones

Simón

Simon

Simón

Simon

Simón

Simon

Simón

Simon

Simón

Simon

Simón

Simon

Simón

سيمون

Simón

Simon

Simón

西蒙

Simón

西蒙

Simón

Simon

Simón

Simon

Simón

סיימון

Simón

사이먼

Simón

Simon

Simón

SMSimon
Ejemplos ?
Simón, EL Altísimo, personaje real de Fundación Colegio UIS Simón Tomé Santos, inventor español del siglo XVIII atribuida la los denominados simones (vehículo de transporte) Manolo Simón cantaor flamenco español Don Simón, marca comercial española de bebidas perteneciente a la empresa J.
A comienzos del siglo XX, con la llegada de los automóviles se fue haciendo popular el taxi, llegando el declive de los simones madrileños.
Probablemente este no era el trovador, sino el mismo Simon que quien fue embajador ante el papa en 1271 o 1281. Existen por lo tanto tres posibles Simones de la familia Doria.
Antes de llegar al núcleo de La Torre, atraviesa la carretera N-110, por un puente de un único arco, construido a finales de la década de los 60, después de que una riada producida por una tormenta en la zona de San Simones, destruyera el anterior puente, que era más pequeño.
Tienen una cara graciosa, un habla suelta, insinuante, labia, desparpajo; saben hacer útiles abriendo portezuelas, avisando simones o recogiendo el pañuelo que se cae; conocen el arte de mendigar, y cuando, al anochecer, repiten «con más hambre que un oso» o reclaman, cual si les debiese de derecho, la «perrilla».
Y liada la bufanda, y subido el gabán hasta las orejas, que abotagaban media docena de sabañones, bajó las escaleras a brincos, y se encontró en la luminosidad de la calle, animada ya, a aquella hora matutina, por pregones de vendedoras, rodar de simones y trajín de obreros y fámulas de cesta al brazo.
Simón Tomé Santos, su verdadero inventor, basicamente intuye que para sustituir a las carísimas carrozas de la época, las denominadas galeras, o incluso las literas de mano que eran vehículos que circulaban por Madrid desde época de Felipe II, era adecuado dotar a la ciudad de coches de alquiler que hicieran más asequible el transporte de las personas en una ciudad que crecía en tamaño. En el reinado de Fernando VI es cuando comienza el uso de Simones.
El escritor costumbrista Ramón de Mesonero Romanos describe en su libro titulado Escenas Matritenses dedica un poema a los simones, que comienza diciendo: "Hay en Madrid un Simón que se alquila...