simbolista

simbolista

1. adj./ s. m. y f. Del simbolismo.
2. Que profesa el simbolismo.

simbolista

 
adj. Relativo al simbolismo.
com. Partidario del simbolismo.
Traducciones

simbolista

Symbolist

simbolista

象征

simbolista

象徵

simbolista

Symbolist

simbolista

ADJ & SMFsymbolist
Ejemplos ?
aurice Maeterlinck (Gante, Bélgica, 29 de agosto de 1862 - Niza, Francia, 5 de mayo de 1949) fue un dramaturgo y ensayista belga de lengua francesa, principal exponente del teatro simbolista.
Su visión de la condición humana fue, pues, dramática y existencial, pero también muy lírica y humorística, y subterráneamente simbolista, que se declaraba crípticamente contra todo nacionalismo, autonomismo, machismo y feminismo, contra toda dictadura real, o escondida, todo tópico, todo falso idealismo, todo prejuicio, los medios de comunicación (la televisión sobre todo), defendiendo la animalidad, los instintos y la monstruosidad de los seres humanos, desde la incomunicación total en la que el ser humano se hunde.
216 - 218 Por su parte, obras de temática religiosa son Monaguillos o los retratos de personajes eclesiásticos, como Cardenal romano o Sacerdote revestido. Dentro de su pintura religiosa existe una parte de clara evocación fantástica y simbolista, reflejada en La barca de Caronte.
El museo de Orsay conserva y expone la mayor colección de pinturas impresionistas y postimpresionistas en el mundo lo mismo que notables conjuntos de pintura simbolista, realista y académica, incluyendo escuelas diferentes de las francesas.
Pero esto se enmarca en la voluntad manierista de contradicción. Finalmente se remite a un historicismo simbolista del estilo que busca la esencia del estilo.
En marzo de 1898, Manuel viajó a París para trabajar como traductor en la editorial Garnier. En 1902, aún en París, publicó su primer libro Alma, un término clave del vocabulario simbolista.
Redling dirá a modo de conclusión: «La vida podría ser bastante agradable si no llamasen a la puerta esos acreedores reclamando el cumplimiento de los ideales a pobres hombres como nosotros». La tercera etapa de Ibsen es la simbolista, en esta etapa predomina un sentido metafórico.
Entre otros pintores de esta escuela cabe mencionar a Emile Bernard y Charles Laval. A la segunda generación simbolista se les conoce como los nabi, con una concepción estética fundamentalmente decorativa.
Algunos de los artistas más relevantes de esa época fueron Lino Braxe, cultivador de una línea simbolista; Francisco Souto; Cándido Pazó, interesado en el fenómeno de la intertextualidad; Miguel-Anxo Murado, interesado en el pasado; Xavier Lama; Raúl Dans; etc.
El movimiento parnasiano y el simbolista, volviendo a poner en tela de juicio la elocuencia en la poesía, se convirtieron en adversarios de la escuela de Hugo, y la moda de principios de siglo es la de una poesía menos apasionada.
La vida de Juliano inspiró también la obra Emperador y Galileo, de Henrik Ibsen, así como las novelas históricas del simbolista ruso Dmitri Merezhkovski (1861-1945) La muerte de los dioses (1896), Juliano, de Gore Vidal (1964), Dioses y legiones, de Michael Curtis Ford (2002) y El último pagano de Adrian Murdoch (2004).
Jardín umbrío (3.ª edición 1920) 17 relatos; «El número definitivo de cuentos y su ordenación no es casual, pues tal como señala Garlitz responde a una cuidada simetría, en la que el primer cuento se empareja con el último, el segundo con el penúltimo y así hasta completar ocho círculos entorno a «Mi hermana Antonia», situado en el centro del círculo como relato “fantástico simbolista”(Alicia Ramos, apud Garlitz, 230)» versión definitiva.:Incluye: Corte de Amor (3.ª edición 1922) 5 relatos; versión definitiva:Incluye:: Rosita.: Eulalia.: Augusta.: La condesa de Cela.: La generala.