silvestre

(redireccionado de silvestres)
También se encuentra en: Sinónimos.

silvestre

1. adj. BOTÁNICA Se aplica a la planta que crece de forma natural en el campo o en la selva.
2. Que no está cultivado y es agreste. rústico

silvestre

 
adj. Que se cría naturalmente en selvas y campos.
Inculto, agreste y rústico.

Silvestre

 
Nombre de varios papas.
Silvestre I, san (Silvester) (m.335) Papa en 314-335. Ordenó construir las basílicas de San Pedro del Vaticano y San Juan de Letrán.
Silvestre II (Gerbert d'Aurillac) (938?-1003) Papa en 999-1003. Vulgarizó el sistema de numeración árabe. Reformó el clero y organizó las Iglesias de Polonia y Hungría. Autor de Regula de abaco computi.
Silvestre III (Giovanni di Sabina) (1000?-1046) Papa en 1045. Fue elegido papa por el pueblo y el clero romano para sustituir a Benedicto IX.

silvestre

(sil'βestɾe)
abreviación
1. vegetal que crece en estado natural una flor silvestre
2. animal doméstico que vive en libertad cazar patos silvestres
3. culto que es rústico y poco culto un niño de modales silvestres
Sinónimos

silvestre

adjetivo
salvaje, agreste, montaraz, inculto, campestre, rural, campesino*, rústico, rustical. urbano, culto, educado, refinado.
«Silvestre es lo que corresponde a la selva, y un sitio silvestre es el que está poblado de árboles y arbustos; campestre corresponde a campo, lo que despierta idea de valles, arroyos, yerbas y flores; agreste se asocia a ideas de rustiquez, de falta de cultivo, y así no puede llamarse agreste un otero cubierto de espigas.»
José Joaquín de Mora
Traducciones

silvestre

wild

silvestre

sylvestre

silvestre

дикий

silvestre

wild

silvestre

Divoký

silvestre

ADJ
1. (Bot) → wild
2. (= agreste) → rustic, rural
Ejemplos ?
Y el ángel lo cogió, dando un beso al niño por sus palabras; y el pequeñuelo entreabrió los ojos. Recogieron luego muchas flores magníficas, pero también humildes ranúnculos y violetas silvestres.
Para los fines de la presente Convención: :a) "especie migratoria" significa el conjunto de la población, o toda parte de ella geográficamente aislada, de cualquier especie o grupo taxonómico inferior de animales silvestres...
De ellos tras la partida, adalid, desde el vértice del Pelión adviene Quirón portando silvestres dones, pues cuantas llevan los llanos, las que la tésala orilla 280 en sus grandes montes cría, las flores que cerca de las ondas de un río pare el aura, fecunda del tibio Favonio, éstas, en indistintas coronitas trenzadas, trajo él mismo, con cuyo agradable olor acariciada la casa rió.
Se invita a las Partes a adoptar medidas en orden a concluir acuerdos sobre toda población o toda parte de ella geográficamente aislada, de toda especie o de todo grupo taxonómico inferior de animales silvestres, si individuos de esos grupos franquean periódicamente uno o varios límites de jurisdicción nacional.
En sus cuadros campestres Sin ayuda de riegos, ni semillas, A su capricho y voluntad brotaron Mil rosales silvestres, Que del agua las márgenes bordaron Con varia multitud de florecillas; Y en medio de ellas sin pudor se alzaron Tal vez de sus colores envidiosas Amapolas y malbas temblorosas Romero y madreselvas amarillas.
Señor, es que al comienzo de mi viaje, mi cántaro vertiendo, con el agua que debía beber regué los cardos y en mi sed bebí lágrimas; Sefior, es que mi pan desmigajando hice que hambrientas aves se saciaran, y tuve que probar silvestres frutas que amargas me supieron, muy amargas; Señor, y anduve errante y fui mendiga, y mis sienes tuvieron por almohada sólo piedras, que en pago me pidieron la sangre de cien llagas; y anduve largo trecho del camino...
Odorico, que diestro era en la guerra, tantas heridas le produjo malas que por muerto dejó a Corebo en tierra, y fue tras mí por las silvestres salas.
Las flores que no sirven para la venta las desprecia; las que crecen silvestres, matizando con vivas tintas los rubios bancales de trigo, las aborrece como diosas ladronas que roban al surco una, parte del vigor destinado a dar al pan su fuerza nutritiva.
La verde hierba, salpicada de florecillas blancas y coloradas, hacía de alfombra, las lilas y rosales silvestres eran otros tantos ramilletes naturales, y para lavabo tenía todo el río, de agua límpida y fresca, con los juncos y cañas que se inclinaban como para darle las buenas noches y los buenos días.
Un pajarillo volando Si pasa rápido y cerca Bajo sus alas tendidas Mil tornasoles refleja: Mil armonias silvestres Del pico parlero suelta, Y tras su rápida sombra Ojos y oidos nos lleva.
Nuestra pequeña caravana era acompañada por los arrullos de las palomas silvestres, las voces atroces de los papagayos, los ronquidos de los filicoti, los chillidos de los monos, que se desgañitaban, huyendo rápidamente por las ramas más altas.
casa de don Melchor Orozco en cada calle de Lima, hasta 1845; he bebido agua de la tinajera; de im co- cazo lompí el cristal del farol, remendándose la avería con medio pliego de papel San Lorenzo; me he acercado alas jaulas de caña, para dar alpiste y maíz molido á la cuculí y capulíes silvestres al piche...