silueta


También se encuentra en: Sinónimos.

silueta

(Del fr. silhouette.)
1. s. f. Contorno de una figura sólo pude ver su silueta pero creo que era él. perfil
2. Forma que ofrece a la vista un cuerpo más oscuro que el fondo.
3. Figura de una persona a sus años todavía luce una estupenda silueta. tipo
4. ARTE Dibujo realizado a partir del contorno de la sombra de un cuerpo.

silueta

 
f. pint. Dibujo sacado siguiendo los contornos de la sombra de un objeto.
Forma que presenta a la vista la masa de un objeto más oscuro que el fondo sobre el cual se proyecta.
Perfil.

silueta

(si'lweta)
sustantivo femenino
1. línea que delimita el contorno de una figura Algunos test psicológicos utilizan siluetas de objetos.
2. forma que presenta un objeto más oscuro que el fondo sobre el cual se proyecta Antes de llegar a la esquina comenzaba a asomar la silueta del parlamento.
Sinónimos

silueta

sustantivo femenino
perfil, contorno, forma, tipo, figura.
Aluden a la línea que marca la superficie o contorno de un objeto.
Traducciones

silueta

silhouette

silueta

contorno

silueta

silhouet

silueta

silhueta

silueta

Силует

silueta

剪影

silueta

剪影

silueta

Silueta

silueta

Silhouette

silueta

צללית

silueta

シルエット

silueta

실루엣

silueta

SF
1. (= contorno) → silhouette
se adivinaba una silueta detrás de la cortinayou could make out a silhouette o figure behind the curtain
la silueta del castillo se recortaba sobre el horizontethe castle was silhouetted against the horizon
2. (= tipo) → figure
un bañador que realza la siluetaa swimsuit that shows off your figure
3. (Arte) → silhouette, outline drawing
en siluetain silhouette
Ejemplos ?
La silueta del edificio en construcción que sobresale de entre el caserío del barrio es recortada por las últimas luces del día que con serenidad van desapareciendo en el horizonte...
La silueta del edificio en construcción que sobresale de entre el caserío del barrio es recortada por las últimas luces del día...
De pronto, una lucecilla de buró se enciende e ilumina sombríamente la estrechez de aquel cuarto refinado. La delgada silueta de un hombre esbelto y desnudo se desliza con pesadez hasta el armario.
—y todos gimieron desesperada y dolorosamente. Cuando los primeros rayos de luz aparecieron dibujando la silueta de las cordilleras de mil cumbres...
Prismáticas molicies, ostentosas y gigantescas moles, intentos piramidales que se rematan con lujosas quintas colgantes, enmarcan con sus aceros y sus cristales, con sus cementos y sus ladrillos forrados de brillos para el aire, la frigidez de su silueta; individualidades fálicas que se yerguen altaneras entre la colectividad matriarca y que perfilan, como grotescas venas egoístas, a las avenidas que se alargan envidiosas; que se cruzan y entrecruzan agresivas; que se enroscan ardidas de su condena reptil, para enmarañarse en incansable agitación perpetua de automóviles, camiones, motocicletas.
La señora Gardner fue la primera en comprobarlo una noche que se encontraba en la ventana del cuarto contemplando la silueta de un arce que se recortaba contra un cielo iluminado por la luna.
En esas circunstancias de intranquilidad pude distinguir sobre una de aquellas cumbres rodeadas de neblina, la silueta de un imponente castillo; de sus ventanas o balcones salían rayos de luces amarillentas que en la distancia se percibían como pequeñas llamaradas.
Sin faz, porque nadie se había detenido a contemplarlo; sin cuerpo, porque nadie había sentido sus alientos. Era apenas un futuro muy pretérito... pluscuamperfecto... Silueta efímera que al despertar se les perdía. Era...
Surcaban por su mente escenas del cinematógrafo cotidiano en sucesión inacabable y aunque no lo percibía, el Universo recobraba su maléfica silueta.
Su mirada, cargada de melancólica dulzura, volvió a posarse, complacida, sobre el arco encalado que se abría sobre una callejuela techada y tan estrecha que parecía un túnel enfardado de sombras azules. De pronto, en lo alto de un alminar revestido de azulejos amarillos y negros, se vio recortarse la silueta de un hombre.
Este brincó del lecho y, á medio vestir, se presentó con ánimo de echar á la muchitanga un par de bravatas y cuatro barbaridades; pero los manifestantes, apenas vislumbraron la silueta de don Diego, empezaron á rasguear charangos y guitarras, acompañando á un andaluz de voz potentísima que cantó esta copla: Viejo archipámpano y loco, puedes ya irte á los infiernos, ¿de cuernos pediste lluvia?
La luna plateaba el paisaje hermosamente bravío; mansa brisa hacia ondular las ramas de los nogales y quejigos; de vez en cuando cruzaba el espacio con vuelo blando y silencioso alguna que otra ave agorera proyectando en las riscosas faldas su fantástica silueta fugitiva; el silencio de la noche era turbado únicamente por el sonoro latir de los mastines, que velaban en los blancos caseríos y por el lento caminar de los contrabandistas que, jinetes en caballos enjutos y voladores, precedían y escoltaban las poderosas acémilas por las más ocultas veredas.