silfo

(redireccionado de silfos)
También se encuentra en: Sinónimos.

silfo

(Del fr. sylphe.)
s. m. MITOLOGÍA Ser fantástico de las mitologías celta y germánica, que habita en el aire.

silfo

 
m. mit. Ser fantástico, espíritu elemental del aire.
Traducciones

silfo

Elf

silfo

silfo

silfo

SMsylph
Ejemplos ?
¿Qué red delicadísima inventará el sabio para pescar ondinas, cazar silfos ó sacar á los infatigables gnomos de las entrañas de la tierra?
Mis silfos tienen figura humana. Yo entiendo que toda alma, todo pensamiento que informa un cuerpo, grande o chico, le da esta figura, por ser la más hermosa.
Lo mismo nos sucede á nosotros. ¿Quién sabe si habrá seres, en comparación de los cuales seamos nosotros lo que para nosotros son mis silfos?
Logre yo, por la trémula espesura ir mis informes versos esbozando sin método, sin orden, sin premura, conforme el corazón los va dictando, y al margen del arroyo, en la floresta que cruce sobre mí sus ramos dobles, dormir el blando sueño de la siesta bajo el dosel flotante de los robles; o estampar en las playas arenosas, que la brisa del mar liviana orea, las huellas de mi paso caprichosas que, al volver, ha borrado la marea; y sorprender, en alas de los vientos que vienen de las breñas más lejanas, como un coro de silfos los acentos de las dulces canciones asturianas...
Fuera del kilómetro cúbico está para mis silfos lo infinito, desconocido é insondable. Viven en una hora; pero su inteligencia es tan rápida y tan sutil, que en esta hora tienen tiempo de sobra para instruirse, enamorarse, propagarse, seguir una carrera, elevarse á las más altas posiciones, legar un nombre ilustre á su legítima prole, y hasta cansarse de la vida y apelar al suicidio.
- Silfos invisibles, dejad el cáliz de los entreabiertos lirios y venid en vuestros carros de nácar, a los que vuelan unidas las mariposas.
Desde el cuarto de baño, todo revestido de cristal hilado de Venecia, que imitaba cascadas irisadas y diamantinas cayendo en la pila, enorme concha también de cristal, con orla sinuosa de corales y madreperlas, hasta el camarín donde la princesa pasaba las tardes, y que revestían franjas de oro cincelado y esmaltado, sujetando paneles de miniaturas deliciosas en marfil, todo era un sueño realizado, pero un sueño de refinamiento y poesía tal, que la reina de las hadas no pediría a los silfos que le construyesen otra residencia sino la de Querubina.
De oro y azul estancias fabulosas, Nunca soñadas de alarife moro, Alcázares de gnomos y de silfos, Escondidos talleres Donde el martillo de los genios suena, Trémulos lagos donde hierve el oro, Y un sol que centuplica sus ardores Sobre el mezquino sol de nuestra esfera, E infunde en nueva tierra y nuevos cielos Una oculta virtud germinativa, De nueva creación producidora.
Te canta y vuela a ti la alondra matinal en el alba de la primavera, en que el viento lleva vibraciones de liras eólicas, y ecos de los tímpanos de plata que suenan los silfos.
Figúreme, pues, mi kilómetro cúbico como un mundo aparte, y ví que estaba poblado de un linaje de silfos tan diminutos, que, si por descuido se tragase cualquiera de ellos la más ruin molécula de aire, dicha molécula se le atragantaría y quizás le ahogaría como á cualquiera de nosotros un hueso de melocotón.
No lo daré por muy seguro, porque no he llegado á enterarme bien y no gusto de fantasear, pero es posible que mientras yo he estado afanadísimo componiendo todas estas candideces é inocentadas á fin de salir del paso, mis silfos hayan fundado nuevos imperios, creado constituciones, inventado filosofías y máquinas, y erigido monumentos, en su sentir, imperecederos.
Sus palabras van tan prontas, que en un segundo refiere un silfo una historia que el más conciso de nosotros tardaría tres ó cuatro horas en contar. Todo lo que entre nosotros es extenso, es intenso entre los silfos.