silba


También se encuentra en: Sinónimos.

silba

s. f. Pitada realizada como señal de protesta o desaprobación. pita

silba

 
f. Acción y efecto de silbar; esp. cuando lo hacen muchas personas en señal de protesta.
Sinónimos

silba

sustantivo femenino
Traducciones

silba

catcall

silba

SFhissing, catcalls pl
armar o dar una silba (a)to hiss
Ejemplos ?
Luego a robar se encarama, tentado de la gazuza, al nido de una lechuza que en furia al verlo se inflama, mas se le rompe la rama, vuelan chambergo y puñal, y al son de silba infernal que taladra los oídos cae dando vueltas y aullidos el prófugo criminal.
O si ya de la selva en el sombrío Recinto, al eco ronco Del resonante caracol, las fieras Volando en su caballo alza y fatiga; Ellas con planta alada huyen ligeras De la Ninfa veloz, y huyen en vano Su vista penetrante las persigue, Y el rayo abrasador arde en su mano. Arde y estalla; el plomo silba, caen, Y el eco suena en torno.
Toma este pito de carretilla (y le entregó el instrumento de que hablaba). Si te sientes enfermo o te ocurre algún peligro, silba en ese pito y vendremos para servirte y socorrerte.
Rómpense en las altas rocas alzando salobre niebla, y la playa arriba suben, y luego a su centro ruedan. Con un asordante estruendo: silba el huracán, espesa lluvia el horizonte borra, y lo confunde y lo mezcla.
Una línea verde, obscura, movible, lo forma y cierra del lado del mar, y asoma la claridad detrás de ella. Aunque silba duro el viento, aunque es la resaca recia, orna al mundo la esperanza de prolongar su existencia.
-¿Sabe usted -dijo con su calma algo irónica y siempre cortés el banquero- que se me figura que hemos levantado de cascos a aquella infeliz, y la hemos hecho desgraciada para toda su vida?... Porque ya sabrá usted que en Madrid le atizaron una silba horrible...
¡Pero sí! Alguien silba. No puede ver, porque está de espaldas al camino; mas siente resonar en el puentecito los pasos del caballo...
y prometo recibir la silba con toda la serenidad que pueda, pensando en cosas más altas, de piedad, de caridad, de filosofía...».
Pasa entonces una cosa horripilante: de la camilla-carreta donde yace el Maestro, se alza, largo y delgado, un palo que tiene en la punta un rejo más largo todavía; agítase en el aire, ondula y silba como culebra voladora, y, sea en la banca de las hembras, sea en la de los machos, no se oye sino ¡güipi, juipi!
Un pajarillo, dentro de una jaula tan chica como él, hace un ruido monótono saltando desde el palito al suelo y del suelo al palito; pero no canta ni silba.
El huracán de otra parte, y no menos iracundo, brama entre sus rotas velas, cruje en sus mástiles rudos, silba en su jarcia deshecha, la arrastra con recio impulso, y la vuelca y la levanta, y combátela sañudo.
Cristina, en público, conociendo cuanto de ella se pensaba y se decía, presentábase como los reyes, que atraviesan una multitud en que hay amigos y enemigos, odio y admiración; o como los grandes artistas del teatro, que saludan a un público que aplaude y silba; estos personajes aprenden un movimiento singular de los ojos; sus miradas son de una discreción que sólo se adquiere con la experiencia de estas batallas del favor y de la enemistad de la muchedumbre.