seto

(redireccionado de setos)
También se encuentra en: Sinónimos.

seto

(Del lat. saeptum, recinto.)
1. s. m. División hecha en un jardín con plantas de adorno que se podan para que formen una especie de pared. cercado
2. Cerca de palos o ramas entretejidas.

seto

 
m. Cercado hecho de palos o varas entretejidas.
seto vivo Alineación densa y uniforme de vegetales que se utiliza para cercar, delimitar, cubrir zonas y terrenos. Se utilizan especies de hoja perenne, entre ellas el boj, el ciprés y el laurel.

seto

('seto)
sustantivo masculino
cercado hecho de varas o palos entretejidos Un seto altísimo ocultaba la residencia de los ojos de los peatones.
Sinónimos

seto

sustantivo masculino
Traducciones

seto

haie

seto

živý plot

seto

hæk

seto

Hecke

seto

pensasaita

seto

živica

seto

siepe

seto

垣根

seto

생울타리

seto

heg

seto

hekk

seto

häck

seto

แนวพุ่มไม้

seto

çit

seto

hàng rào

seto

树篱

seto

SM
1. (= cercado) → fence
seto vivohedge
2. (Caribe) (= pared) → dividing wall, partition
Ejemplos ?
Soplaba una brisa fresca, verdeaban los centenos y las colzas, unas gotitas de rocío temblaban al borde del camino sobre los setos de espinos.
Míndor no contestó. Los pajes siguieron su camino entre los setos y ya en el broquel instalaron a Nildo, que no se daba cuenta de nada.
Una vez corrió la voz en la aldea de que un peregrino que había llegado a las rejas del castillo vio llorando a la Indrah, tras de unos setos.
Entre los setos habían colocado botellas, cada una con una luz, y de su número formaba parte nuestra antigua conocida, destinada a terminar un día en simple gollete, bebedero de pájaros.
Una parte de él se conservaba como en sus tiempos primitivos, con espesos setos verdes, que no parecía sino que uno anduviese entre verdes mamparas interrumpidas por mirillas.
Y mientra en brazos le alzaba, Y con afan le besaba, Y con su aliento cansado A su rostro delicado Vida y calor procuraba, (51) En turba alegre y ligera Bajaban por la ribera Los cazadores veloces, Con alaridos y voces Acorralando una fiera. Y escapando de sus hierros El cerdoso javalí, Cruzaba setos y cerros, Hombres, caballos y perros Llevándose tras de sí.
Hoy todos los curas de mi verde Erín, de mi católica y pintoresca Asturias, usan traje talar, sombrero de teja, de alas sueltas y cortas; y, a fuerza de humildad y con prodigios de obediencia, consiguen montar a caballo con sotana o balandrán, sin hacer la triste figura y sortear las espinas de los setos, sin dejar entre las zarzas jirones del paño negro.
Éstas están rodeadas de setos, en medio de patios llenos de edificaciones dispersas, lagares, cabañas para los carros y destilerías diseminadas bajo los árboles frondosos de cuyas ramas cuelgan escaleras, varas y hoces.
Andaba furioso por la llanura cual hinchado torrente que en su rápido curso derriba puentes, y anegando de pronto —cuando cae en abundancia la lluvia de Zeus— los verdes campos sin que puedan contenerle diques ni setos, destruye muchas hermosas labores de los jóvenes; tal tumulto promovía el hijo de Tideo en las densas falanges teucras que, con ser tan numerosas, no se atrevían a resistirle.
Luego los patios se estrechan, las edificaciones se aproximan, los setos desaparecen; un haz de helechos se balancea bajo una ventana en la punta de un mango de escoba; hay la forja de un herrador y luego un carpintero de carros con dos o tres ejemplares nuevos fuera invadiendo la carretera.
El golpe del hombre sobre el agua produjo un chasquido que sonó lúgubremente en el pozo profundísimo. El rey aplicó el oído, mientras Indrah, alocada, se perdía a través de los setos del jardín.
Por el hueco de los setos se percibían en las casuchas algún cochino en un estercolero, algunas vacas atadas frotando sus cuernos contra el tronco de los árboles.