setentón


También se encuentra en: Sinónimos.

setentón, a

adj./ s. Se refiere a la persona que tiene entre setenta y setenta y nueve años. septuagenario

setentón, -tona

 
adj.-s. fam.Septuage nario.
Sinónimos

setentón

, setentona
adjetivo y sustantivo
Traducciones

setentón

/ona
A. ADJseventy-year-old, seventyish
B. SM/Fman/woman of about seventy, seventy-year-old
Ejemplos ?
En lengua española destacan las obras escritas en la segunda mitad del siglo XIX por Ramón de Mesonero Romanos (Memorias de un setentón).
Vecino de la plaza de Vázquez de Mella, de su inicial liberalismo evolucionó al conservadurismo que se percibe en sus Memorias de un setentón.
Su último cargo, y el único que conservó en sus últimos años, fue el de médico de sala del Hospital Nacional de Alienadas, en donde fue director desde 1905. Gran señor burgués y rodeado de una abundante clientela como médico, moriría en 1920, "soltero y casi setentón.
Era un participante asiduo de las conocidas como excursiones culturales de las que nos habla Teodoro Llorente Falcó en Memorias de un setentón: Historia de Denia (1886) (1891) Génesis del Derecho Foral Valenciano (1902)
Mesonero Romanos en sus Memorias de un setentón, da noticia de que dicho establecimiento "conservó su primitivo carácter de café cantante".
Mesonero Romanos comenta, en sus Memorias de un setentón, que su padre adquirió, y él conservó toda su vida, un par de objetos sustraídos por la turba de las viviendas de Godoy en la calle Barquillo.
La puerta se abre, y en el hueco aparece el papá de ROSALBA, setentón atildado y retocado; su levita, gris hierro, última moda, acentúa la prominencia de su vientre.
Descubiertos por las avanzadas, segun me avisa Perdriel, hizo hechar pie a tierra, y los atacó; pero los insurgentes se contentaron con hacer su descarga bíen cubiertos, y viendo el denuedo Patricio, que contestó avanzando por el monte y arroyo, huyeron precipitadamente, siendo el Comandante Rojas el primero que fugó llevándose á Rivera, hombre setentón; solo cayeron en manos de los nuestros un miñon, a quien se le encontró con pistola y sable, y á consecuencia de la orden de Vuestra Excelencia se pasó por las armas, y un paraguayo que me traen prisionero; de nuestra parte no ha habido pérdida alguna.
¡Y qué milagro! ¿Sucede todos los días que un setentón vaya al altar con una niña de quince? Así, al pie de la letra: quince y dos meses acababa de cumplir Inesiña, la sobrina del cura de Gondelle, cuando su propio tío, en la iglesia del santuario de Nuestra Señora del Plomo -distante tres leguas de Vilamorta- bendijo su unión con el señor don Fortunato Gayoso, de setenta y siete y medio, según rezaba su partida de bautismo.
El virrey Abascal, ese virrey a quien debe Lima su cementerio y la mejor escuela de Medicina de América, y bajo cuyo gobierno se recibió la última partida de esclavos africanos, que fueron vendidos a seiscientos pesos cada uno. Pero por más que interrogamos al setentón nada pudimos sacar en limpio, porque él estaba a obscuras en punto a la adivinanza.
Partiose el viejo a Sevilla, adonde la flota aguarda, y nuestra Doña Bernarda va a Madrid, en cuya villa el viejo le ha puesto casa, y mil galas le envió: Soy esclava suya yo, y entre tanto que se casa, dicen que Doña Jusepa tan encerrada ha de estar, que el sol no la ha de mirar por más entradas que sepa; porque es nuestro setentón quinta esencia de los celos; que todos novios agüelos mueren desta contagión.
n la ciudad alegre y renombrada que riega, saltarín, Guadalmedina, empezó a padecer de mal de orina una recién casada de edad de veinte años, a quien vinieron semejantes daños de que su viejo esposo setentón lujurioso, por más esfuerzos que a su lado hacía y con sus refregones la impelía al conyugal recreo, jamás satisfacía su deseo, quedando a media rienda el pobrecito con un moco de pavo tan maldito, que la moza volada enfermó de calor.