serpentina

serpentina

1. s. f. Tira larga y estrecha de papel enrollado que se arroja, manteniendo sujeto uno de sus extremos, para que se desenrolle sobre los asistentes como diversión, en fiestas y actos sociales.
2. Serpentín, utensilio de hierro en que se ponía la mecha encendida para disparar el mosquete.
3. Serpentín, pieza de acero con que se regula el movimiento de la llave en las armas de fuego.
4. Venablo o dardo de hierro ondulado.
5. GEOLOGÍA Roca verdosa con manchas o venas más o menos oscuras, dura, compuesta de un silicato de magnesia moteado de rojo por óxido de hierro, usada en decoración cuando se pule.
NOTA: También se escribe: serpentín

serpentina

  (del l. serpentīna)
f. Tira de papel arrollada que, en días de fiesta, se arrojan unas personas a otras, sujetándola por un extremo.
mineral. Nombre genérico que se da a un grupo de minerales semejantes a las cloritas y con la estructura típica de los filosilicatos. Se presenta formando rocas y procede de la descomposición operada sobre rocas eruptivas.

serpentina

(seɾpen'tina)
sustantivo femenino
1. tiras largas y finas de papel de diferentes colores que se tiran en las fiestas como diversión arrojar serpentinas
2. geología mineral de gran dureza de color verdoso mesada de serpentina
Traducciones

serpentina

serpentine

serpentina

serpentine

serpentina

蛇纹石

serpentina

蛇紋石

serpentina

Serpentine

serpentina

Serpentine

serpentina

serpentine

serpentina

Serpentine

serpentina

SF
1. (Min) → serpentine
2. (= papel) → streamer
Ejemplos ?
Pero que los santos ángeles de Dios pudiesen caer en, alguna torpeza en aquel tiempo, no lo puedo creer, ni que de éstos habló el apóstol San Pedro cuando dijo: «Dios no perdonó a sus ángeles cuando pecaron, sino que dio con ellos en las prisiones tenebrosas del infierno para castigarlos y reservarlos para el juicio final», sino que habló de aquellos que, apostatando y dejando a Dios, cayeron al principio con el demonio, su caudillo Y príncipe, que fue quien de envidia, con fraude serpentina...
Eran como quinientos y nos rodeaban. El batallón estaba en batalla, y como no tenía oficiales, formaba una línea serpentina. Me acerqué al general y le pregunté: :-¿ Quiere que hable a los soldados?.
Tu hacha maidanita cortaba serpentina raramente en el aire volvia de los hombres con los rostros caidos sin decir un tormento para llorar con ellos.
En un modesto pero elegante sarcófago, detrás del cristal de una urna, Elisa leyó, sin más luz que aquella de la noche clara, al rayo de la luna llena, sobre el mármol negro del nicho, una breve y extraña inscripción, en relieve, con letras de serpentina.
A los que usan la fuerza y el engaño Para el ajeno daño, Y usurpan a los otros su derecho, Los debe aborrecer un noble pecho. Únanse con los lobos en la caza, Con milanos y halcones, Con la maldita serpentina raza, Caterva de carnívoros ladrones.
Carbones encendidos son sus ojos, ata en nudos su cola serpentina, que se agita al rigor de sus enojos; tiene rostro infernal, forma ferina, apenas vio el Monarca tenebroso a la tranquila madre y al infante, y al ángel que alumbraba su reposo con un rayo de luz de su semblante, suspiró como el mar en la tormenta, recordó su caída vergonzosa y de su rebelión la vil afrenta, renovando la llaga dolorosa.
Vense en el fondo del zaguán la mortífera Guerra, los férreos Tálamos de las Euménides y la insensata Discordia, ceñida de sangrientas ínfulas la serpentina cabellera.
La sexta: quando el enemigo de natura humana fuere sentido y conoscido de su cola serpentina y mal fin a que induce, aprovecha a la persona que fue dél tentada, mirar luego en el discurso de los buenos pensamientos que le truxo, y el principio dellos, y cómo poco a poco procuró hacerla descendir de la suavidad y gozo spiritual en que estaba, hasta traerla a su intención depravada; para que con la tal experiencia conoscida y notada, se guarde para adelante de sus acostumbrados engaños.
Su belleza índica, y aquel encanto sacerdotal, aquella gracia serpentina, y el mirar sibilino, y las caderas tornátiles, la sonrisa inquietante, los pies de niña, los hombros desnudos, todo cuanto la mente adivinaba, cuanto los ojos vieran, todo, todo era hoguera voraz en que mi carne ardía.
Y la montaña alzada sobre la línea ecuatorial de la cabeza: la nariz de batientes de cera por donde comienza a callarse el color de vida; las dos puertas por donde adelanta -flores, ramas y frutas- la serpentina olorosa de la primavera.
El pueblo de Ticomán tuvo auge hacia el siglo V, en un península formada por la entrada del cerro en el agua; era un pueblo con mayor avance cultural, el cual llegó a desarrollar excelentes técnicas agrícolas, como lo demuestran las tierras para sembrar en el cerro, labradas por ellos; en ese lugar se encontraron instrumentos para curtir pieles, cerámica artística, objetos marinos y piezas de jade y serpentina.
Esta zona se encuentra ubicada entre las pampas de San Pedro de Lloc y Paijan, este lugar llamado “Pampa de los fósiles”, está ubicado en las faldas del cerro el YUGO, lugar donde se encuentran más de 5 talleres líticos quien el hombre de la época Paleolítica trabajaba la piedra a Percusión; aquí ahora encontramos: cuchillos de mano, hachas de manos, puntas de lanzas, raspadores y peladores, hechas de cuarzos, riolita, basalto, serpentina, etc.