sermón


También se encuentra en: Sinónimos.

sermón

(Del lat. sermo, -onis.)
1. s. m. RELIGIÓN Discurso de carácter moralizador o religioso que suele predicar el sacerdote ante sus fieles.
2. Reprimenda o serie de consejos o advertencias inoportunos no me eches sermones, que ya soy mayorcita. amonestación
3. sermón de tabla RELIGIÓN Aquel que tiene que pronunciar el canónigo magistral.

sermón

 
m. catol. Discurso pronunciado en público por un sacerdote, para edificación de los asistentes.
fig.Amonestación o reprensión.

sermón

(seɾ'mon)
sustantivo masculino
1. religión discurso moral o religioso pronunciado por un sacerdote El párroco preparaba su sermón para la misa.
2. conjunto largo y pesado de enseñanzas usadas para reprender moralmente a una persona Mi madre anda siempre con sermones.
Sinónimos

sermón

sustantivo masculino
amonestación, reprensión, reprimenda, regaño, admonición, filípica*, reconvención, invectiva.
Sermón se utiliza cuando consiste en una charla larga, insistente y pesada, con la que se trata de aconsejar o corregir a una persona. Reprensión, reprimenda y regaño cuando se reprueba, de manera áspera, el comportamiento o actitud de una persona.
Traducciones

sermón

sermon, lecture

sermón

kázání

sermón

prædiken

sermón

Predigt

sermón

saarna

sermón

sermon

sermón

propovijed

sermón

説教

sermón

설교

sermón

preek

sermón

preken

sermón

kazanie

sermón

sermão

sermón

predikan

sermón

การเทศนา การให้โอวาท

sermón

vaaz

sermón

bài thuyết giáo

sermón

布道

sermón

проповед

sermón

הדרשה

sermón

SM
1. (Rel) → sermon
el Sermón de la Montañathe Sermon on the Mount
2. (= regañina) → lecture
vaya sermón que nos soltó tu padrewhat a lecture your dad gave us!
Ejemplos ?
Y así nos echamos todos. La mañana venida, mi amo se fue a la iglesia y mando tañer a misa y al sermón para despedir la bula. Y el pueblo se juntó, el cual andaba murmurando de las bulas, diciendo como eran falsas y que el mesmo alguacil riñendo lo había descubierto; de manera que tras que tenían mala gana de tomalla, con aquello de todo la aborrecieron.
Este día se juntó todo el pueblo en la iglesia mayor, y fueron con solemne procesión a Santa María, una iglesia que está fuera de la ciudad, que es abogada de los temblores, y la trajeron y hubo un devoto sermón a la puerta de la iglesia mayor, que predicó el prior de San Agustín Fray Diego Pérez.
—De allá vengo... Cinco horas de camino, y una hora de sermón hasta que me cansé y le hablé fuerte... Tentaciones tuve de arañarle la cara y hacer de Infanta Carlota.
El padre Holocausto también en su sermón del otro día, nos dijo que debíamos comenzar a arrepentimos de nuestros pecados, porque según las sagradas escrituras, vivos y muertos habremos de padecer las llamaradas que brotarán de la tierra.
El 11 de Febrero, á las cuatro de la tarde, después de pomposo sermón que predicó en la Catedral el padre Zarate, salió la procesión con asistencia del Cabildo y con gran con- curso aristocrático y popular.
En tales casos la clara enseñanza que suele gustarse en las confesiones, el limpio manantial de su doctrina, se enturbia. Las damas, distraídas del sermón, se hablaban en voz baja.
Poi el mes de Junio no era chico el toletole, que se armaba, entre los devotos y devotas, para el novenario y fiesta de san Antonio. Hasta misa y sermón hubo el año 42, y vísperas con castillo de fuego en la puerta del callejón.
Divulgóse la nueva de lo acaecido por los lugares comarcanos, y cuando a ellos llegábamos, no era menester sermón ni ir a la iglesia, que a la posada la venían a tomar como si fueran peras que se dieran de balde.
El prelado recogióse los hábitos con empaque doctoral, y en ese torio agresivo y sonriente, que suelen adoptar los teólogos en las controversias de los seminarios, comenzó un largo sermón.
Desde ese día fray Bruno colgó los hábitos, se plantó al cinto sable y pistolas y, trabuco en mano, se puso á la cabeza de doscientos montoneros, lanzando antes este original docu- mento, que así puede pasar por proclama como por sermón ó pastoral.
Y como á veces es preciso que también la poesía hable al espíritu, y poesía, y muy sublime, hay en el Sermón de la moiüaña no creo fuera de oportunidad recordar el fragmento pertinente de la clásica traducción en verso, que los niños repiten de coro en las aulas municipales de Venezuela.
¡Caracolines! ¡¡Hasta vejámenes en perspectiva por ser buen cristiano, y por haber leído en la Biblia el Sermón á la mon- taña !